Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los lagareros podrán hacer sidra de Asturias con 76 variedades de manzana

La denominación de origen incorpora 54 nuevos frutos para aumentar - y "singularizar" la producción del caldo, tras la gran alianza del sector

Los lagareros asturianos podrán hacer sidra con denominación de origen protegida (DOP) con todas las variedades de manzana regional, que son 76. El consejo regulador decidió incorporar en su pliego regulador 54 nuevos frutos con el objetivo de aumentar y, sobre todo, "singularizar" la producción del caldo asturiano, tras culminarse la gran alianza del sector. El pasado mes, la etiqueta "Sidra Seleccionada", que integran los productores Trabanco, Peñón, Foncueva y Muñiz, entró oficialmente en la DOP, con el propósito de pasar de los dos millones de botellas actuales a las cinco. El aumento del número de variedades de manzanas locales fue uno de las medidas que se acordaron después de esa unión.

"Hay que poner la casa en orden. No tiene sentido que tengamos variedades asturianas con las que no podamos hacer sidra. Lo primero es por tanto caracterizarlas y registrarlas para luego incorporarlas a la denominación de origen", explica el director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, Jesús Casas. Así se hizo en los últimos meses con 58 tipos de manzana, que hasta ahora estaban excluidas de la DOP y que vienen a sumarse a las 22 ya registradas. La clasificación tecnológica de todas ellas es de lo más diverso: las hay amargas, ácidas, semiácidas, dulces, de alta producción, de baja producción... La entrada de los frutos se hizo a propuesta del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (Serida), en consenso con productores y lagareros.

"Algunas tienen un carácter más comercial y otras menos, pero eso ya es decisión del lagarero. El papel de la Administración es darle libertad para elegir", asegura Jesús Casas, que considera "necesaria e interesante" la ampliación de la despensa de la DOP. "Cuanta más variedad de frutos tengamos, mejor por el cambio climático", agrega. Esa diversidad también va a permitir, según la consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, "singularizar" la sidra. Es decir que cada productor pueda utilizar la combinación de manzanas que considere, dando lugar a un caldo único y exclusivo. En este sentido, el director general de Agroalimentación aboga por fabricar "productos con diferentes precios", como se hace con el vino. "Se podría hacer una sidra más gourmet, cuyo valor fuese mayor que el resto", expresa.

Para la Administración, el paso dado ayer es importante en cuanto a que supone un "cambio de talante". "La sidra de Asturias ha pasado de ser el patrimonio exclusivo de 22 variedades de sidra, a ser el patrimonio de todas los tipos de manzana regionales", dice Casas. Por su parte, Daniel Ruiz, gerente del consejo regulador, sostiene que la medida aprobada ayer supone "proteger toda nuestra riqueza varietal así como pensar en el futuro mediante una apuesta por toda la manzana regional".

Desde hace más de un año, el Principado, los lagareros y los productores han forjado una hoja de ruta para los próximos años que han negociado con discreción. La entrada de "Sidra Seleccionada" en la DOP fue solo la punta del iceberg. Así, tras la entrada de las nuevas variedades de manzana, la siguiente medida que dará el sector es abrir la puerta a nuevas parcelas y eliminar el condicionante de una superficie mínima de cultivo de manzana. El Principado también prevé hacer de cara al otoño una modificación mayor incorporar la sidra de hielo, la cual requerirá el visto bueno de Bruselas. "Esto no es un hecho aislado, es un proceso", concluye Jesús Casas.

Compartir el artículo

stats