Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los expertos alertan del incremento de los contagios

Sanidad propone acceder a las aplicaciones para ligar para atajar las enfermedades venéreas

Los expertos alertan del elevado riesgo entre varones homosexuales

Sanidad propone acceder a las aplicaciones para ligar para atajar las enfermedades venéreas

Los expertos plantean a Salud Pública poder utilizar las aplicaciones de contactos de los móviles para lanzar alertas cuando detecten un brote de contagio de enfermedades sexuales, con el objetivo de acotarlo y que aquellas personas que pudieran sospechar que han sido contagiadas acudan al médico. Los venereólogos alertan de la proliferación de estas transmisiones contagiosas sobre todo entre la población homosexual debido, según explican, a su promiscuidad y la no utilización de métodos de barrera (preservativos). La mayoría de ellos desconocen que pueden contagiar a otros y se incrementa, además, el padecimiento reiterativo de alguna de estas enfermedades en cuestión de meses.

La voz de alarma saltó hace algún tiempo en Madrid, donde se ha planteado la necesidad de utilizar esas apps de contactos ante el incremento de personas que acuden a recibir tratamiento por sífilis, gonorrea y también al descubrir que son portadores del VIH. Las unidades de infecciones de transmisión sexual de Oviedo y Gijón detectan al año unos 73 casos de gonorrea y 112 de sífilis, las más comunes. En el caso de Asturias, casi la mitad de los pacientes son homosexuales. En el conjunto del país, en 2016 se detectaron 3.100 de gonorrea y 2.300 de sífilis. Hay algunos centros en los que sus pacientes homosexuales llegan al 80 por ciento del total.

José Antonio Varela, dermatólogo y responsable de la Unidad de Infecciones de Transmisión Sexual del Servicio de Dermatología del Hospital de Cabueñes (Gijón), alertó "del riesgo que existe en determinados grupos de población homosexual, que son los que más infección están manifestando".

Según el experto venereólogo, estos contagios se explican por las prácticas de riesgo. "Esta población es mucho más promiscua que la heterosexual y pueden mantener relaciones sexuales con muchas parejas diferentes y en poco tiempo". Varela relató lo que muchos de sus colegas de profesión vienen advirtiendo desde hace tiempo, y es el uso por parte de estos hombres homosexuales de sustancias que facilitan mantener relaciones sexuales durante mucho tiempo. "En la consulta llegan a admitir que pueden tener entre 10 y 12 relaciones sexuales a la semana con distintas personas. Para ello utilizan esas sustancias que en realidad son drogas. Pueden mezclar, por ejemplo, viagra con anfetaminas, para aguantar más tiempo, pero eso hace que se les 'olvide' utilizar métodos barrera que impidan contagios. No se trata de que carezcan de conocimientos o formación, sino que desconocen que padecen la enfermedad y no saben tampoco a quién se la han contagiado, porque a veces ni se conocen", indica este experto.

Los venereólogos quieren aprovechar las nuevas tecnologías para llegar a todas aquellas personas que pudieran haber tenido relaciones con un portador de alguna enfermedad venérea. Para ello plantean a las autoridades de Sanidad Pública utilizar las aplicaciones de contactos específicas que usa la población homosexual para establecer contactos.

"Supongamos que una persona llega a Madrid, está sola, y quiere establecer contactos, conocer a otras personas de su misma tendencia sexual. Tienen aplicaciones de móviles específicas para ello, y en ellas quedan, se conocen y se sabe que en muchas ocasiones ya mantienen relaciones en ese primer encuentro. Pero en realidad no saben nada unos de otros. En Madrid, algunos centros especializados ya han propuesto hace tiempo utilizar esos mismos contactos para localizar a las personas que pudieran haber mantenido relaciones sexuales con otra que sufra una enfermedad venérea para ponerla a tratamiento", señaló José Antonio Varela.

Compartir el artículo

stats