El jefe de sala del 112 que atendió por teléfono a los "mayorinos" del Angliru -el grupo de siete veinteañeros que quedó atrapado con su todoterreno a la altura de La Cueña de les Cabres en la madrugada del 7 de enero en medio de una nevada- ha sido sancionado con una falta leve, que implica amonestación o apercibimiento. La sanción no conllevará la pérdida de sueldo. El presidente del comité de empresa, Marco Antonio Rivero, a título individual, se mostró disconforme con "todo lo que sea sancionar a un trabajador". El comité se reunirá hoy para analizar este asunto.

El jefe de sala no se puso en contacto con el comité de cara a una posible mediación. El incidente se produjo cuando un grupo de jóvenes decidió subir con un todoterreno al alto, en pleno temporal. El vehículo quedó atrapado, más que por las malas condiciones meteorológicas, por la impericia del conductor, temeroso de que el vehículo se despeñase. Dos de los jóvenes bajaron andando, mientras el resto llamó al 112 pidiendo ayuda.

Así fue la tensa conversación entre el 112 y los jóvenes atrapados en el Angliru

Grabación

Los propios afectados grabaron las conversaciones con el jefe de sala, quien valoró que no había peligro para su integridad. Los jóvenes repusieron que estaban en playeros, a lo que el jefe de sala respondió con la frase que se ha hecho famosa: "Señor, somos mayorinos ya para saber lo que hacemos, ¿eh?". Cuando el jefe de sala les reprochó haber subido con aquel temporal, le respondieron que lo habían hecho en un 4x4, a lo que el funcionario repuso: "Cuatro por cuatro, dieciséis, sí, venga, venga, buenas noches, señor".

Un aficionado a los todoterrenos subió a la mañana siguiente y bajó el coche de los "atrapados". El consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, anunció un expediente al funcionario por las expresiones inadecuadas que empleó.