14 de mayo de 2018
14.05.2018

El sindicato veterinario une fuerzas para pedir su reconocimiento como profesión sanitaria

La organización forma con las de otras comunidades autónomas una federación estatal para buscar soluciones conjuntas a sus problemas

14.05.2018 | 13:54
Un momento del acto de constitución de la federación de sindicatos veterinarios.

El Sindicato Veterinario Profesional de Asturias (SIVEPA) se ha unido a los de Extremadura, Castilla y León y próximamente Galicia para consensuar sus reivindicaciones constituyendo la Federación Estatal de Sindicatos Veterinarios (FESVET). Tras el acto de constitución, celebrado esta mañana en Madrid, el nuevo presidente de FESVET, Juan Carlos Alonso González, afirmó que este organismo nace con el principal objetivo de unir fuerzas para solucionar los graves problemas que acosan a la profesión. Concretan hablando del pleno reconocimiento de la veterinaria como profesión sanitaria en todos los ámbitos, tal y como recoge la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, o la solicitud de la integración y desarrollo de las competencias de Veterinaria de Salud Pública dentro de la cartera de servicios de del Sistema Nacional de Salud, ya que en la práctica ha sido expulsada del mismo. Esto implica que todos los veterinarios que desarrollen actividades de control sanitario oficial se integren en igualdad de condiciones con otras profesiones sanitarias dentro de los diferentes sistemas de salud autonómicos.

Esta federación pretende que todos los veterinarios se integren en un único cuerpo que dependa de las autoridades sanitarias, tal y como ocurre en otros países de Europa y como aconsejó en una de sus visitas a España el presidente de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). También se reclama la creación de una especialidad propia en Ciencias de la Salud que, a diferencia de otras profesiones sanitarias históricas como medicina o farmacia, la veterinaria no posee en la actualidad y, "por supuesto, el reconocimiento y desarrollo de la carrera profesional sanitaria, que actualmente se les niega a la mayoría de los profesionales, "consiguiendo un veterinario integrado y motivado que pueda desarrollar todo su potencial sanitario, redundando en una mayor calidad de la Salud Pública general". El secretario general de FESVET, Juan Antonio Rol, apuntó también que apremia la reducción del número de facultades de veterinaria y la elaboración de un convenio laboral en el ámbito privado, así como la consideración de los centros veterinarios como centros sanitarios.

El presidente del sindicato asturiano SIVEPA, José Fernández Romojaro, que ocupa el cargo de Vicepresidente en FESVET, incidió, junto con el representante gallego, en que el sesenta por ciento de los patógenos que afectan al ser humano son de origen animal, a lo que hay que sumar la alta incidencia de enfermedades de origen alimentario, siendo por tanto el inspector veterinario garante fundamental de la Salud Pública. Esto hace, a su juicio, que su falta de integración real en el Sistema Nacional de Salud afecte directamente a la calidad de la prevención y promoción de la salud humana, careciendo de lógica la situación actual en el que el cuerpo veterinario está fragmentado y en muchas ocasiones bajo el mando de autoridades no sanitarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook