15 de junio de 2018
15.06.2018

Constancia y esfuerzo, clave de los once magníficos de la EBAU

Medicina, Relaciones Internacionales, el doble grado de Matemáticas y Física y la carrera militar, las preferencias de los más brillantes en la selectividad

15.06.2018 | 02:00
Constancia y esfuerzo, clave de los once magníficos de la EBAU

Hace una semana afrontaban "con nervios a flor de piel" los exámenes de acceso a la Universidad y ayer festejaban los resultados obtenidos -rozando el diez redondo- para estudiar la carrera de sus sueños. Lucía Álvarez, de las Teresianas de Oviedo y Sofía Recuero, del IES Fleming, también de la capital, estudiarán Medicina. Ambas llegaron con una media de diez en bachillerato y han obtenido un 9,95 en la Evaluación de Bachillerato. Lucía alcanzará el 13,95 con las notas más altas de la fase específica. "Siempre fue una de mis opciones", dice sobre los estudios que comenzará el próximo septiembre. "Mis amigos hacían porras con las notas que iba a sacar", bromea.

El plantel de los once magnífica de la pasada Selectividad lo completan Manuel Iglesias Alonso, del IES Aramo de Oviedo; Ginés Martínez Rivera, del Colegio San Ignacio y Guillermo Mera Álvarez, del IES Pando. Todos ellos han obtenido un redondo 9,95 en la fase de acceso. Julieta Anyul Hisi López, del IES Carmen y Severo Ochoa de Luarca obtuvo un 9,914. Belén Alonso Cadavieco, del IES Calderón de la Barca de Gijón, obtuvo un 9,9, la misma nota que alcanzaron Juan Fernández Fernández, del Colegio Auseva de Oviedo; Manuel Rato Castrillo, de La Asunción de Gijón; Pablo Tuero Álvarez, del Colegio Corazón de María, también de Gijón e Isabel Tuero Merlo-Flórez, del San Ignacio de Oviedo. Son el equipo de las estrellas en el Mundial del conocimiento.

Organización, la clave

Manuel Iglesias, del IES Aramo de Oviedo, tenía claro que estudiará el doble grado de Matemáticas y Física. El secreto de sus notas es "organizarse muy bien porque el tiempo es oro y hay mucho temario y muchas asignaturas", apunta. En los resultados, dice, "tenían mucha más confianza mis amigos que yo mismo". Su compañero Guillermo Mera, del IES Pando de Oviedo, también de 9,95, le acompañará en la elección del doble grado de Matemáticas y Física. "En el instituto nos prepararon bastante bien para le EBAU", sostiene. ¿Su técnica? "Preparar todo al máximo, estudiar mañana y tarde en los días previos a la EBAU y dormir bien".

Para Sofía Recuero, futura médico, lo peor de la selectividad fueron "los nervios del primer día". Historia de España fue la materia para la que más estudió, "con diferencia". Su consejo para los que vienen detrás pasa por "llevarlo todo al día, atendiendo en clase y haciendo los deberes".


Interrail y a Boston

A Isabel Tuero Merlo- Flórez y a Ginés Martínez Rivero no se les borra la sonrisa desde el miércoles. Ambos estudiantes del San Ignacio de Oviedo recibieron la noticia en Posada de Llanes, donde participan en un campamento en el colegio Don Orione. Aseguran que han hincado el codo mañana y tarde. Isabel Tuero, de 17 años, utilizará su 9,9 para matricularse en Medicina en Oviedo. "He alcanzado un objetivo. Es mi vocación", dice mientras sueña con ejercer como neurocirujana. Salió del examen sin ser consciente de que lograría tal nota. "Me parece increíble. Cuando acabé no tenía buenas sensaciones", indica. Lo vivido después lo define como una locura.

Ginés Martínez, de 18 años, estudiará Ingeniería Industrial en Madrid. "Salí contento. Era consciente de que había hecho una buena selectividad", señaló. Pese a que solo necesitaba aprobar, afrontó la prueba con la idea de dar el máximo. Historia y Lengua fueron las materias que preparó con más mimo. "Con el resto confié mucho en el trabajo que hice a lo largo de año", dice. Un viaje en el interrail, él, y cruzar el charco para ir a Boston para mejorar su inglés gracias a una beca, ella, es la forma que tendrán de celebrar su éxito.

La alumna del instituto de Luarca Julieta Anyul Hisi López reconoce que se esforzó mucho para aprobar sin problemas, pero tampoco esperaba estar entre los mejores. Llegó a los exámenes nerviosa, "pero una vez que te pones, si realmente has estudiado, te das cuenta que no es para tanto". Reconoce que su media del bachillerato de Humanidades "no es perfecta". Pinchó en Educación Física en el primer curso, lo que hizo bajar su media. "Ya me lo dicen mis profesores, que no siempre se puede optar a la perfección porque la vida no es perfecta", cuenta risueña.

"Salir y relacionarse"

La planificación también es importante par ella. Primero se tomó cuatro días de descanso, "porque también es importante salir y relacionarse". Después, siguió sin fallar el calendario que ella misma diseñó. "Por suerte, soy muy organizada", explica Hisi López, ávida lectora de Neruda y Cortázar. Realizará Estudios Internacionales en la Pompeu Fabra o en la Autónoma de Madrid.

Juan Fernández optará con su 9,9 a la carrera militar. Quiere hacer Infantería de Marina en la base de Marín, en Pontevedra. Llega con una media de diez en Bachillerato. Acaba de terminar sexto de piano en el Conservatorio y también practica balonmano. Será el primero de la familia en una profesión que incluye, en la parte teórica, Ingeniería Mecánica. "Es algo que siempre me gustó", reconoce. Llegar al 9,9 no fue para él un regalo. "Si quieres sacar buenas notas hay que trabajar", afirma este alumno del Auseva, de 18 años. En la EBAU la asignatura más complicada para él fue Lengua Española. "En casa están muy contentos y los profesores me han dado la enhorabuena", confirma. La próxima semana realizará las pruebas físicas para ingresar en la base de Marín. Después tocará reconocimiento médico en Madrid. "y luego, a disfrutar del verano".

En Oviedo se quedará la gijonesa Belén Alonso Cadavieco, del IES Calderón de la Barca. Tenía claro desde segundo de ESO su preferencia por el doble grado de Matemáticas y Física. "Más difícil que la EBAU me pareció segundo de Bachillerato", indica. Pero los estudios no le impiden sacar tiempo para practicar deporte. Cinco días a la semana entrena con el Club Atlético Gijonés Fumenu. "Lo necesitaba para despejar", afirma.

Otro gijonés, Pablo Tuero, del Codema, irá a Madrid a estudiar el doble grado de Matemáticas y Física. "En el examen de Matemáticas quedé un poco asustado pero más o menos saqué la nota que esperaba", explica al tiempo que reconoce que las quejas sobre el examen de Historia tienen "todo el sentido".

A Manuel Rato, de La Asunción, también de Gijón, le apasiona todo lo que tiene que ver con el mundo de la Política y la Historia. Estudiará Relaciones Internacionales en Madrid con su 9,9. La clave del éxito, coincide con sus compañeros, es la "organización: estudiar mañana, tarde y noche. Desde la graduación, el 4 de mayo, todos los días hacía algo porque con un temario tan amplio no llegas". Acabó el Bachillerato con matrícula de honor y también tuvo tiempo para sacar el grado de violín en el Conservatorio. "Esperaba los exámenes más difíciles", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook