Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La presión de los padres de niños cardiópatas logra la continuidad de una médica en el HUCA

Aleida Ibáñez seguirá en el Hospital ovetense mediante una comisión de servicio "Esta especialidad es muy compleja y la Administracion ha sido sensible", subraya Apaci

Jornadas organizadas por Apaci el pasado mes de noviembre. LNE

La Consejería de Sanidad del Principado ha sido sensible a las demandas de las familias con niños enfermos del corazón y, en consecuencia, ha decidido permitir la continuidad en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) de la cardióloga más especializada en pacientes infantiles de toda la sanidad pública asturiana.

La citada especialista, María Aleida Ibáñez Fernández, obtuvo plaza fija en la última oferta pública de empleo del Servicio de Salud (Sespa) dirigida a pediatras. Sin embargo, el puesto al que pudo acceder no era del HUCA -donde llevaba años trabajando como interina-, sino del Hospital Valle del Nalón. Los padres de niños cardiópatas reclamaron a las autoridades sanitarias la continuidad de la doctora Ibáñez en el Hospital Central, único centro sanitario de Asturias con unidad de cardiología pediátrica, por considerarla la médica con mayor experiencia y cualificación del sistema público regional para desarrollar esta tarea. Ayer, por fin, quedó claro que la especialista seguirá en el HUCA, en adelante en régimen de comisión de servicio.

"Estamos agradecidos al Servicio de Salud (Sespa) y a la dirección del HUCA por haber sido sensibles a los planteamientos que les hicimos", explicó ayer a este periódico Juana Jara, presidenta de la Asociación de Padres y Amigos de Cardiopatías Congénitas (Apaci). Esta organización suma 706 familias asociadas. "Nos nos mueve ningún favoritismo entre unos profesionales y otros, sino la seguridad de nuestros hijos en una especialidad que es muy compleja", agregó Juana Jara.

"Atención garantizada"

En estos días pasados de tira y afloja entre las familias de los pacientes y las autoridades sanitarias, la respuesta de estas últimas era, poco más o menos: "La atención de calidad de los niños cardiópatas está garantizada". A juicio de Apaci, este compromiso está cumplido.

La cardiología infantil es una disciplina médica que no tiene reconocimiento de especialidad. Por ello, no hay unas oposiciones específicas. En el HUCA trabajan dos cardiólogas pedriátricas. Una de ellas está inmersa en una baja laboral de larga duración que está cubierta por un especialista con menos tiempo de rodaje. En esta tesitura, desde Apaci se veía con inquietud la posibilidad de que Aleida Ibáñez dejara el hospital ovetense. Para disipar cualquier reticencia, el Sespa ha decidido echar mano de la fórmula de la comisión de servicio, una solución que en los últimos tiempos se ha aplicado con cuentagotas.

Compartir el artículo

stats