Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El problema de la doble convocatoria en la EBAU: sacar un 10 y quedar sin plaza

Los estudiantes que hacen la prueba de acceso a la Universidad en julio denuncian que van últimos en las listas "tengan la nota que tengan"

Exámenes de la EBAU en la convocatoria extraordinaria de julio, hace unas semanas en Oviedo.

Exámenes de la EBAU en la convocatoria extraordinaria de julio, hace unas semanas en Oviedo. MIKI LÓPEZ

Ha obtenido un 9,95 en la EBAU (Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad), la mejor calificación de su convocatoria y una de las seis máximas logradas en Asturias este año, está a tan sólo cinco centésimas de la excelencia. Aun así, quizás no pueda entrar en la carrera que siempre ha querido, cuya nota de corte apenas supera el 5, mientras ve cómo tal vez se le cierren las puertas al resto de las titulaciones de su rama en la Universidad de Oviedo.

Detrás de esta historia está una estudiante ovetense de 19 años, cuyo único "error" para llegar a la situación en que se encuentra "ha sido presentarme al examen de julio en vez del de junio", cuenta. La joven asegura que le fue imposible concurrir a la convocatoria ordinaria por la enfermedad que la mantiene "pendiente de hospitalizaciones habituales y tratamiento constante". Esa es precisamente la razón por la que ha preferido mantenerse en el anonimato, pues no quiere que su caso sea visto "como una reclamación interesada en la que pretende victimizarse".

Sin embargo, su tesitura no deja de ser algo posible, aunque no demasiado habitual, en el sistema universitario español. Y es que aquellos estudiantes que concurran a los exámenes de la EBAU en julio, un mes después de la fase principal, siempre irán por detrás del resto en las adjudicaciones de plazas y en las listas de espera, saquen la nota que saquen. Así, alumnos con un 5 tienen prioridad sobre otros con un 10 en base a esos días de diferencia en la realización del examen. En estudios sin límite de plazas no suelen generarse problemas, pero en aquellos con númerus clausus, la pugna se acrecienta.

Desde la Universidad de Oviedo, la vicerrectora de Estudiantes, Elisa Miguélez quita hierro al asunto, pues "si bien pueden darse casos concretos como este, la regulación está establecida así, como cualquier otra oposición o proceso de selección". Para Miguélez, de lo contrario sería "un agravio comparativo" con el resto de alumnos que se examinan un mes antes con un temario semejante. No obstante, dice "comprender la situación" y confía en que "quede alguna vacante libre", la única opción de acceso para la joven ovetense ahora mismo. Muchos estudiantes en esa situación "cursan una carrera semejante y luego se cambian a la que querían convalidando asignaturas, o se resignan a esperar un año más para entrar en la que esperaban", relata la Vicerrectora.

Con todo, el reparto de plazas no entiende de circunstancias. "Paso media vida en el hospital, salté muchas horas de clase, realmente habré ido al instituto dos meses del curso completo", cuenta la joven ovetense, quien afirma incluso que hubo de realizar varios exámenes de bachillerato estando ingresada. Eso fue lo que la forzó a ir a julio, y tras obtener una de las seis mejores notas del Principado, "me encontré con que todos los grados que me gustaban estaban cubiertos", dice.

Tan solo las carreras con poca demanda o de campos opuestos al que la joven había cursado quedaban libres. "Realmente al final prima la competitividad antes que la vocación", cree la joven, quien ha valorado buscar plaza fuera de la comunidad, "algo que también está complicado". Ahora reconoce estar pasando un verano "en incertidumbre, cuando debería ser el mejor de mi vida". Sin embargo, hay motivos para la esperanza. Desde la Universidad reconocen que existen posibilidades de que la lista de espera se mueva y la ovetense llegue a entrar en la carrera. A mediados de agosto despejará su futuro.

La joven termina con una reflexión: "hay una creencia arraigada de que a junio van quienes no hacen nada durante el curso, los que menos se esfuerzan, pero no es así", a la par que asegura que ella "guardaría un porcentaje de las plazas en primera convocatoria para casos especiales".

Compartir el artículo

stats