13 de enero de 2019
13.01.2019

Garzón lamina la independencia jurídica de IU de Asturias: deberán acatar sus resoluciones

La coordinadora federal desautoriza el documento que proclamaba al partido en Asturias como una organización propia, asociada a la federal | La decisión dinamita las opciones para cuestionar las decisiones de Madrid y atribuye la propiedad de la marca de Izquierda Unida en Asturias a la dirección nacional

13.01.2019 | 13:03
Alberto Garzón y Gaspar Llamazares, en un acto de IU

La dirección federal de Izquierda Unida dinamita la proclamada independencia jurídica del partido en Asturias respecto a los órganos federales al considerar nulo el acuerdo que la sellaba.

La coordinadora de IU ha levantado un acta en el que establece la "inexistencia" de "acuerdo alguno adoptado por Izquierda Unida" en los términos que constan en un documento de 2007 y firmado por el entonces apoderado y coordinador de la comisión permanente de IU federal, Rubén Fernández Casar.

La cuestión es muy relevante, dado que la organización de Asturias siempre ha hecho gala de la existencia de una supuesta independencia jurídica que daría pie a tomar decisiones diferentes a las federales en el ámbito asturiano.

Esta anulación del estatus anterior sucede al tiempo que la dirección federal prevé expedientar y probablemente expulsar a Gaspar Llamazares, el candidato que la mayoría de la coalición defendería en Asturias. Con este nuevo documento, IU de Asturias sólo puede acatar lo que decidan los órganos federales.

Esta decisión impide que el partido en Asturias pudiese presentarse a las elecciones desoyendo las decisiones federales y, en caso de ruptura interna deja a las claras que la marca de Izquierda Unida de Asturias sería propiedad de Garzón y no de los dirigentes asturianos.

El acta, al que ha tenido acceso este periódico, señala que recientemente la coordinadora federal supo de la existencia de un documento con fecha 17 de diciembre de 2007, firmado por Rubén Fernández Casar, en el que la dirección federal mostraba "su conformidad con la constitución del partido político denominado Izquierda Unida de Asturias"; también se daba "autorización expresa a que dicho partido utilice la denominación y símbolos de Izquierda Unida", y señalaba también que el partido asturiano "es la referencia de IU en el ámbito del Principado de Asturias. Como consecuencia de ello, "IU no concurrirá en el ámbito del Principado de Asturias en procesos electorales en competencia con Izquierda Unida de Asturias". Es decir, la organización asturiana existía como partido independiente pero asociado a IU federal.

Es ese documento el que ahora la dirección federal considera nulo ya que en él "no se cita acuerdo alguno adoptado en ningún órgano de IU".

Por ello, la resolución tratada en coordinadora federal de IU, reunida hoy, establece que "no constan acuerdos algunos tomados en el sentido de lo reflejado en el escrito" de Fernández Casar y "tampoco consta ratificación alguna de dicho supuesto acuerdo en ningún otro órgano de Izquierda Unida".

Además, en base a los estatutos vigentes, recalca que "la denominación general y las particulares de cada federación son propiedad de Izquierda Unida, bajo la disponibilidad de su presidencia federal y de sus órganos de dirección", además de que los emblemas de IU y de las federaciones son propiedad del partido a nivel federal.

Por último, recalca que entre las competencias del consejo político están las de "velar por la aplicación adecuada de los principios" estatutarios de IU.

La coordinadora federal ha declarado así nulo ese documento que, presuntamente, otorgaba independencia jurídica a IU de Asturias y ha remitido el acuerdo al registro de partidos políticos para que así conste.

Las dos resoluciones que afectan a Asturias, la de la situación de Llamazares y la de los límites a la independencia jurídica de IU Asturias, aún no han sido debatidas en el seno de la coordoinadora que se celebra en estos momentos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook