Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan de pensiones del Principado subió un 20 por ciento desde 2011

División sindical sobre la evolución negativa del fondo correspondiente al pasado año, cuando perdió un 4,3%

El plan de pensiones del Principado subió un 20 por ciento desde 2011

El plan de pensiones del Principado ha dado una rentabilidad de casi el 20 por ciento desde 2011 pese a que en el último ejercicio, el de 2018, registró un descenso del 4,3 por ciento, en ambos casos respecto al IPC. La evolución negativa del último ejercicio ha provocado alarma y críticas en el colectivo de los empleados públicos de la administración regional. Hoy se reúne la comisión de seguimiento del plan, donde hay división entre los representantes sindicales.

El fondo del plan de pensiones acumulaba a 31 de diciembre de 2017 casi 112 millones de euros pero en el último ejercicio la evolución ha sido negativa, en un 4,3 por ciento. Es decir, los trabajadores que realizaron el pasado año la aportación mínima, de 10 euros al mes, perdieron a final de año 530. En cambio, en el período comprendido entre el 1 de enero de 2011 y el 31 de diciembre de 2018 ese mismo fondo acumuló una rentabilidad del 28 por ciento, que si se compara con el IPC, supondría un beneficio de casi el 20 por ciento.

José Luis González, coordinador de USIPA cuestionó la pasada semana la evolución negativa del último ejercicio, haciéndose eco del malestar trasladado por numerosos funcionarios y avanzó que su sindicato pedirá explicaciones por la inversiones del fondo que arrojaron ese resultado negativo. Juan Gavira, miembro de la comisión de control del fondo de pensiones del Principado, discrepó ayer de esa valoración. "A nadie nos gusta perder nada de lo invertido, todos invertimos pensando en ganar dinero y por ello es normal que nos moleste tener una pérdida contable puntual, pero de ahí a alarmar al personal va un mundo (...) Basta de demagogia y de alarmas a los compañeros", sostiene Gavira, quien atribuyó las pérdidas a las fuertes caídas de las bolsas por factores políticos como "la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la incertidumbre del Brexit y la rebeldía presupuestaria de Italia".

Desde USIPA criticaron los costes de gestión y dejaron entrever el interés de parte de la plantilla en estudiar las posibilidades de recuperar el fondo. Gavira aclaró que "esa salida no la impide el contrato con la aseguradora o la entidad financiera, lo impide la ley y el reglamento de planes y fondos de pensiones que indica que esas aportaciones sólo se pueden recuperar en caso de jubilación, enfermedad grave o fallecimiento del partícipe". A juicio del representante de CSIF, "la actuación de USIPA es de manual de 1ª de demagogo: critica una situación puntual sin ofrecer soluciones reales, dice que el problema es gravísimo y cuando los resultados mejoren dirá que fue gracias a su actuación".

Compartir el artículo

stats