14 de marzo de 2019
14.03.2019

El detalle (muy socialista) con el que sorprendió Adriana Lastra en Gijón: militante hasta los zapatos

La vicesecretaria general del PSOE exterioriza su compromiso con el partido incluso con su vestimenta: así lo hizo en el mitin de Pedro Sánchez

14.03.2019 | 13:14
Adriana Lastra, durante el mitin de Pedro Sánchez

Adriana Lastra es ahora mismo vanguardia del socialismo español y, por supuesto, del asturiano. En primera línea de fuego junto al presidente Pedro Sánchez, con una fidelidad hacia el mismo a prueba de bombas, la riosellana proclama a los cuatro vientos su militancia partidista y las cuestiones sociales que más peso adquieren en la línea marcada por el PSOE sanchista, rearmado ideológicamente hacia la izquierda. Y Lastra es puntal de todo ello.

Así lo demostró ayer en el mitin de Pedro Sánchez en el recinto ferial Luis Adaro de Gijón. Casi 2.000 personas pudieron vivir en directo la pasión con la que Lastra defiende las medidas adoptadas en los nueve meses de gobierno de Sánchez o su vehemencia sin concesiones en la defensa del feminismo que se echó a la calle masivamente el 8 de marzo. Lastra, vicesecretaria general en la ejecutiva sanchista, ondea con orgullo la bandera del socialismo.

Tan a gala lleva su condición de adalid del partido que no pierde detalle y no duda en transmitirlo incluso en el más mínimo detalle. El mitin se celebró en el recinto donde cada año se celebra la Feria de Muestras, y allí precisamente Adriana Lastra mostró su socialismo hasta en los zapatos, que causaron sensación entre los asistentes al acto que jalearon al presidente del gobierno.

La política riosellana optó por un vestido negro y chaqueta roja. La sorpresa se la guardó para los zapatos de corte salón y tacón de aguja que eligió: una rosa, bien roja y grande, prendida de cada uno de ellos. El símbolo del socialismo, hasta en los zapatos.

Ángel González

Previsiones desbordadas

El mitin de Sánchez rompió las previsiones de la Federación Socialista Asturiana (FSA), que no contó con mucho tiempo para su organización y convocar a la militancia. Aún así, esta respondió más de lo previsible para un día entre semana y el salón de actos elegido se quedó muy pequeño. Tuvieron que improvisar, habilitar otra sala aprovechando mobiliario de la macrooposición sanitaria del pasado fin de semana, pedir disculpas por la falta de previsión y, de paso, prometer otra visita de Sánchez en campaña "en un recinto el triple de grande".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído