15 de marzo de 2019
15.03.2019

Un reto para los universitarios: "¿Cómo modernizar la lata de fabada asturiana?"

Cinco empresas piden "ideas locas" a los estudiantes para solucionar problemas como el escaso uso de la banca online por los mayores

15.03.2019 | 01:08
Por la izquierda, de pie, Antonio Fernández (departamento de formación y selección de Alsa), Natalia Díaz (técnica de la Fundación de la Universidad de Oviedo), Enrique Menéndez (responsable de proyectos e innovación de EDP), Santiago Pulgar (responsable comercial y de marketing de Masymas), Carmen Benavides (decana de la Facultad de Economía y Empresa), Eliseo Sampedro (directivo de comunicación interna de Liberbank) y Román Benito (manager de innovación digital de Liberbank); y agachados, Eugenia Suárez (vicerrectora de Acción Transversal y Cooperación en la Empresa), Cecilia Bethencourt (directora gerente de la Fundación Universidad de Oviedo), Rubén Rosón (concejal de Empleo del Ayuntamiento de Oviedo), Mónica Velasco (técnica de promoción económica de Oviedo Emprende) e Isabel Velasco (jefa de producción de Nestlé), ayer, en la presentación del programa "Sí, somos innovación".

Modernizar la típica lata de la fabada, atraer a los mayores a la banca online o impulsar la compra de pescado en el supermercado. Son ejemplos de retos de tres empresas asturianas (Nestlé, Liberbank y Masymas) que tendrán que resolver estudiantes de la Universidad de Oviedo dentro del programa "Sí, somos innovación". La Fundación Universidad de Oviedo y el Ayuntamiento presentaron ayer una nueva edición, en la que participarán también EDP y Alsa. Las compañías piden "ideas locas y rompedoras" a los alumnos, ya que, reconocen sus directivos, "nosotros estamos forjados en el mismo patrón empresarial y casi todos tenemos las mismas". La decana de la Facultad de Economía y Empresa, Carmen Benavides, aprovechó el acto para poner en valor la colaboración entre empresa y Universidad: "Nos necesitamos mutuamente".

El programa, que busca favorecer la creatividad y la innovación y mejorar la empleabilidad, ofrece a 45 alumnos -de todas las titulaciones con sede en Oviedo- formación empresarial y la oportunidad de visitar las firmas a las que ayudarán. Con "Sí, somos innovación" ganan los estudiantes, pero también las empresas: reciben un soplo de aire fresco y solucionan sus problemas. Los de Alsa tienen que ver con el servicio de "Centrobús", antes llamado "bus universitario". Pese a los esfuerzos por romper con el apellido, la compañía no ha logrado atraer a otro tipo de usuarios, según aseguró Antonio Fernández, del departamento de selección y formación. "El 90% de los viajeros siguen siendo universitarios y funcionarios", recalcó. Este es el reto que tienen en sus manos los estudiantes.

EDP, por su parte, planteó cinco: transformar los kilovatios en palabras -o, lo que es lo mismo, hacer más atractiva la factura-, definir desde cero una compañía eléctrica para jóvenes, impulsar el vehículo eléctrico, fomentar el autoconsumo y potenciar el uso de las herramientas digitales. Liberbank tampoco se quedó atrás y propuso cuatro: qué le pedimos a un banco para sacar adelante una idea de negocio, diseñar la oficina del futuro, mejorar la imagen de la banca y conseguir que los mayores utilicen la banca digital -hoy en día acceden online solo el 4% de los usuarios de 65 años-. El reto de Nestlé es uno y muy claro: ¿cómo modernizar la imagen de la lata de Litoral? No sólo la de la fabada asturiana, la más famosa, sino la de toda su gama de productos: guisos de patatas, legumbres y vegetales. Por último, Masymas expuso una de las preocupaciones que tienen hoy en día los supermercados: la bajada en el consumo de pescado. También piden ayuda joven para hacer más atractivas las redes sociales e incluir nuevos surtidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook