12 de noviembre de 2019
12.11.2019

El Parlamento Europeo deja poca caja entre la hostelería de Candás

El sector aplaude la promoción para la capital de Carreño con las jornadas, pero admite que esperaba más ingresos

12.11.2019 | 00:36
Integrantes del Europarlamento de la Juventud, en un llagar en Albandi.

El hecho de que Candás se convirtiera en capital rural de Europa la pasada semana animó algo los restaurantes y hoteles de la capital de Carreño, pero no tanto como hubiera deseado el sector. Los más de 400 participantes en el Parlamento Rural Europeo y el Parlamento Rural Europeo de la Juventud se dejaron ver por la villa, pero poco en opinión del sector.

Laura García Fernández tiene un hotel de cinco habitaciones que estuvo completo y una cafetería donde desayunaron los europarlamentarios. Pero en su restaurante La Estación, algo alejado del centro, concreta: "No servimos ninguna comida ni cena. Hasta aquí no subió nadie, pero es lógico porque todos los eventos los ponen en el centro de Candás".

Un establecimiento ubicado en pleno centro de Candás es Casa Repinaldo. Está situado a escasos metros del centro polivalente "La Baragaña" y de otros espacios donde se desarrollaron las actividades del Parlamento Rural Europeo. En su caso, la situación no fue diferente, a pesar de su emplazamiento. "No noté para nada que estuviesen por aquí. Los vi paseando por la calle con las identificaciones, pero solo tuvimos cuatro mesas estos días de gente de fuera", lamenta María Felisa Espinosa Vicente.

Uno de los locales que sí acogieron a comensales extranjeros fue la Sidrería Nordeste, aunque sin haber vivido unas jornadas de excesivo trabajo. "El viernes para cenar hubo gente y, sobre todo, el sábado a la hora de comer porque tenemos de menú fabada y querían probar productos típicos de aquí y la sidra, que es un atractivo para ellos", comenta Paloma Nava Aparicio. La hostelera ensalza que "todo lo que se haga por el pueblo está bien. A nivel internacional, el nombre de Candás se oyó bastante estos días y es muy positivo".

Los locales destinados a cafetería y para tomar la primera copa tampoco hicieron caja estos días. José Antonio Echevarría, del Galley Pub, dijo que no había tenido ningún cliente del Parlamento Rural Europeo. "Los que tienen música amplificada tuvieron algo de gente, pero yo, nada", concreta.

Así las cosas, el rédito del Parlamento Rural Europeo y del Parlamento Rural Europeo de la Juventud fue menos de lo esperado. La hostelería candasina, a grandes rasgos, estaba preparada para atender a más de 400 personas procedentes de 38 países europeos diferentes. De hecho hasta se impartieron cursos de inglés para los profesionales.

La organización de ambos parlamentos, ajustada al milímetro en cuanto a horarios, pudo ser una de las justificaciones a que los negocios hosteleros tuvieran floja venta. A ello hay que sumar, explican, la cultura europea de alterne distinta a la española, menos dada la primera a alternar fuera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído