Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Invertir un euro en deporte por persona ahorra 50 euros en Sanidad en 15 años

Los expertos reclaman coordinación entre profesionales para atender al enfermo de cáncer e incluir el ejercicio como parte de los tratamientos

Nicolás Terrados, durante su conferencia de ayer en el HUCA.

Nicolás Terrados, durante su conferencia de ayer en el HUCA. MIKI LÓPEZ

Cada euro que se invierte en que una persona realice deporte supone a corto plazo entre siete y diez euros de ahorro en sanidad. La cuantía se eleva hasta los 50 euros en quince años. Y no sólo eso. Una persona de 45 años que no practica ejercicio físico tiene

El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), referente internacional en el tratamiento de personas con cáncer y en casos complejos, acogió ayer el II Congreso Asturias-Cantabria de pacientes con cáncer y familiares. Fue en este marco en el que el doctor Emilio Esteban González, jefe del servicio de Oncología Médica de este centro hospitalario abogó por la calidad. "Tenemos capacidad tecnológica para los mejores tratamientos, pero nos queda lo más importante: tiempo, apoyo y coordinación para simplificar muchas cosas. La coordinación entre atención primaria, el hospital, la atención psicológica, los especialistas en actividad física, entre todos, le harían la vida mucho más fácil. Incluso no tendrían que venir ellos a nosotros, sino estar nosotros con ellos", afirmó.

El doctor Nicolás Terrados, director de la Unidad Regional de Medicina Deportiva del Principado-Fundación Deportiva Municipal de Avilés, centró su intervención en los beneficios de la actividad física para prevenir y ayudar en el tratamiento del cáncer. Según indicó, hay "un total de 26 enfermedades en las que se debería prescribir el ejercicio físico como parta del tratamiento". Según explicó, una investigación en la que participaron más de 1,4 millones de adultos demostró que con actividad física el riesgo de padecer 13 patologías graves se reducía entre un 10 y un 40 por ciento, entre ellas varias tipos de cáncer.

Otro estudio en el que se hizo un seguimiento a 750.000 individuos durante diez años reveló que hay un menor riesgo relativo de sufrir siete tipos de cáncer si se practica ejercicio, como son los de colon, pecho, endometrio, riñón, mieloma y linfomas.

Pero si esta relación positiva se ha podido demostrar en el ámbito de la prevención, "el mayor paso que se ha dado es en la relación entre la actividad física y el cáncer diagnosticado", señaló Nicolás Terrados. "Se ha demostrado que quienes la practican tienen una mejor evolución, más calidad de vida y más posibilidades de supervivencia". Eso sí, el ejercicio debe ser personalizado y controlado por especialistas.

Los consejos

Precisamente este aspecto es el que destacaron en sus intervenciones las doctoras Mireia Peláez Puente, profesora acreditada de la Universidad Europea del Atlántico, y Soraya Casla, responsable de la unidad de ejercicio físico oncológico en la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

La clave, según Mireia Peláez, es "descansar del sedentarismo", que es "un círculo vicioso" porque genera enfermedades, y si el enfermo abandona la actividad física, abre la puerta a otras enfermedades, sobre todo metabólicas y cardiovasculares. Además, hacer ejercicio ayuda a reducir los efectos secundarios de los tratamientos.

Lo ideal, entre otros consejos, sería realizar 300 minutos de actividad física moderada a la semana o 150 de intensidad vigorosa, y dos o tres días a la semana ejercicios musculares y de flexibilidad. Cada dos horas como mínimo hay que incluir un descanso activo -caminar, estirarse- y repartir del ejercicio en tandas de 10 minutos como mínimo a lo largo del día.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats