19 de marzo de 2020
19.03.2020
La Nueva España
CONTENIDO PATROCINADO

Desde Noreña a Europa

Asincar e IPLA celebraron una jornada virtual sobre Biofilms que fue seguida por participantes desde distintos países europeos

19.03.2020 | 00:44
Fachada de las instalaciones principales de Asincar, en Noreña.

El Centro Tecnológico Agroalimentario Asincar celebró el pasado jueves 12 de marzo una jornada virtual que fue seguida desde distintos países por los participantes europeos del proyecto Marie Curie "ITN Break Biofilms", el cual analiza el impacto de los Biofilms en la industria alimentaria. Los Biofilms son asociaciones de microorganismos capaces de formarse y adherirse fuertemente a múltiples superficies, así como resistir los habituales protocolos de limpieza y desinfección. Su efecto es transversal a múltiples sectores pudiendo afectar a instalaciones y dispositivos médicos, equipos industriales o plantas de transformación de alimentos, entre otros. Se estima que son los causantes del 80% de las infecciones humanas y recientes casos mediáticos de intoxicación por alimentos han tenido como causa este tipo de estructuras microbianas. Por tanto, el estudio de su formación, detección, inhibición y eliminación es la temática de interés de un gran número de investigadores en el mundo y los cuatro pilares fundamentales dentro del proyecto Break Biofilm.

El proyecto está coordinado por la Universidad de Oviedo, a cargo de la profesora Carmen Blanco, y además de Asincar, también participa la entidad regional Instituto de Productos Lácteos IPLA. El equipo se completa con otras cinco universidades europeas líderes en la temática abordada. El proyecto es una red formativa de doctorandos donde quince estudiantes, distribuidos entre las entidades del consorcio, desarrollarán su tesis doctoral entorno a la temática central de Biofilms y atacando el problema desde alguno de los ejes fundamentales fijados: formación, detección, inhibición y eliminación. En el caso de Asincar, la estudiante contratada desarrollará un sistema rápido y no invasivo para la detección de Biofilms complejos en Industria Alimentaria. El proyecto ha obtenido una financiación de más de cuatro millones de euros de la Unión Europea, de los que 1,25 se quedan para los trabajos a desarrollar en Asturias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook