Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aumenta la presión en las urgencias de los hospitales asturianos una vez superado el miedo al coronavirus

Los médicos aseguran que a los centros sanitarios de la región llegan cada vez más pacientes "con patologías de bastante tiempo de evolución" y alertan del aumento del trabajo

Aumenta la presión en las urgencias de los hospitales asturianos una vez superado el miedo al coronavirus

Aumenta la presión en las urgencias de los hospitales asturianos una vez superado el miedo al coronavirus

La normalidad vuelve poco a poco a todos los ámbitos de la vida. Incluso a las Urgencias de los hospitales. Los médicos tanto urgenciólogos como especialistas de Medicina Interna que trabajan en el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) aseguran que se está produciendo un aumento considerable del número de pacientes que acuden a los hospitales por el servicio de Urgencias. La expansión del coronavirus a lo largo de los últimos meses había hecho que se redujera considerablemente la carga asistencial de los grandes hospitales de la comunidad.

Tanto que incluso muchos especialistas se alegraban de que por primera vez en años se estuviera haciendo un buen uso del servicio de Urgencias. "Sólo viene al hospital quién realmente lo necesita", comentaban. Los pacientes no acudían a los recintos hospitalarios por el medio al contagio. Un miedo que se fue perdiendo conforme pasaban los días y comenzaba la desescalada.

Los médicos alertan no obstante de las consecuencias que este aumento de pacientes puede provocar. Temen que los servicios de Urgencias vivan un colapso. "Está llegando gente con patologías de mucho tiempo de evolución", señalaba un facultativo en conversación con este periódico. El aumento de visitas al área de Urgencias se ha notado en todos los grandes hospitales asturianos.

En el Hospital Universitario Central de Asturias o el San Agustín de Avilés los profesionales aseguran que la tendencia al alza se viene notando desde hace unos 10 días. En centros más pequeños como el Valle del Nalón o el Álvarez Buylla los pacientes empezaron a llegar en más cantidad hace cosa de una semana.

El aumento en Urgencias tiene lugar justo cuando la sanidad asturiana busca un nuevo modelo de consultas con el que salir delante de la pandemia. Se trata de retomar la actividad pero con todas las cautelas posible para evitar un rebrote.

Cambio histórico

¿Y en qué línea puede avanzar ese cambio histórico? En los próximos meses, en los que aún estará presente el virus, un objetivo prioritario será evitar aglomeraciones y contagios en los centros sanitarios. El desafío tiene calado, pues los médicos se temen un aluvión de pacientes que en estas semanas han soportado en silencio sus males, particularmente enfermos crónicos.

Con el citado objetivo de extremar la prevención, en las instalaciones sanitarias se habilitará un doble circuito: uno para pacientes infectados por el coronavirus y otro para no infectados. Asimismo, se impulsará la realización de algunas pruebas a la entrada de determinados circuitos. Y tanto en centros de salud como en hospitales se establecerán espaciamientos de pacientes en consultas, pruebas y quirófanos.

Compartir el artículo

stats