Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pescadores de salmón celebran la vuelta al río el día 26, pero con prudencia

Los aficionados del Oriente tachan de "cacicada" que Galicia haya permitido abrir ya la campaña

Rubén San Martín, Víctor Freije y Saúl Márquez, marcando salmones en el centro de Quintana (Pravia), el año pasado.

Rubén San Martín, Víctor Freije y Saúl Márquez, marcando salmones en el centro de Quintana (Pravia), el año pasado. SARA ARIAS

Los aficionados asturianos a la pesca del salmón velan armas, porque, si todo va bien en la desescalada y según lo que hasta ahora se conoce, el próximo martes 26 de mayo se abrirá la campaña con muerte en el Principado. Así que los miles de entusiastas de este deporte se han puesto a preparar cañas, cebos y todo lo que sea necesario.

Entre ellos, el expresidente del Principado Francisco Álvarez-Cascos, quien espera como agua de mayo el inicio de una temporada que el coronavirus impidió estrenar hace un mes: "En plena desescalada, no hay que estudiar mucha medicina para reconocer que la pesca del salmón o de la trucha garantizan la distancia social mejor que las terrazas de los bares, porque implican distancia física, como sabe cualquier asturiano. En nombre de la protección de la salud no se puede tener cerrada la pesca de río", afirmó.

En principio, se permitirá con cebo del 26 de mayo al 15 de junio; y en el periodo del 16 de junio al 15 de julio con mosca. Y solo podrán disfrutar los asturianos, debido a la restricción de movilidad por comunidades. Precisamente la libertad de estas para regular ciertas actividades permitió que los gallegos pudieran ir a pescar salmón el pasado martes. "Una cacicada", describe el presidente de la sociedad del Oriente "El Esmerillón", Antón Caldevilla. "Ha sido un gran error de la administración gallega. En mi opinión, hay que abrir para todos los pescadores a la vez", añade.

Así las cosas, en Galicia han tenido su propio campanu: el primer ejemplar de la temporada se echó a tierra en el río Ulla, a cargo de Luis Souto Ares y de casi 6 kilos.

Ante el inicio de la campaña, Caldevilla, también espera que "todos los pescadores cumplan los protocolos. La salud prima por encima de todo. A todos nos gusta pescar, pero animo a todos y cada uno de ellos a que se adapten".

Lo que descartan en Cangas de Onís es hacer la subasta del campanu del Sella, pero barajan hacer una entrega del correspondiente obsequio acreditativo al que lo logre.

En la otra punta de la región, a orillas del Narcea, en la sociedad "Las Mestas" también celebran la vuelta de las cañas a los ríos. "Hay muchísimas ganas de ir, la única diferencia respecto a otros años es que habrá que trasladar a la pesca la misma normativa del Gobierno central que está impuesta en la sociedad", explica el presidente del colectivo, Enrique Berrocal.

El hecho de que sea la vuelta el día 26 martes y no el 25 lunes, cuando realmente empezaría la fase 3 de desescaladas (que permitiría la modalidad deportiva), es porque los lunes y los jueves son días de descanso. En resumen: se podrá pescar en los cotos parciales los viernes, sábado y domingo; y en los tramos libres los martes y miércoles.

Berrocal recuerda la obligatoriedad de cumplir con las normas de seguridad personal a la hora de acceder al río, al igual que se hace en el día a día en aras de la salud pública y para no perder más días de pesca: "Si hay un paso atrás en la desescalada podríamos estar pescando el 26 de mayo y en casa el día 2 de junio".

Ahora, toca esperar algo más de dos semanas. Los ríos aguardan en un buen estado y muchos tienen ya avistados unos cuantos ejemplares que esperan echar a tierra.

Compartir el artículo

stats