30 de julio de 2020
30.07.2020
La Nueva España

La comunidad escolar rechaza las medidas de Educación para la vuelta a las clases

El sindicato ANPE exige que el uso de las mascarillas sea obligatorio para todos los cursos y no solo a partir de 4º de Primaria

30.07.2020 | 19:31
La comunidad escolar rechaza las medidas de Educación para la vuelta a las clases

El Pleno del Consejo Escolar del Principado ha rechazado hoy la propuesta de la Consejera de Educación con las instrucciones organizativas de los centros educativos para el nuevo curso escolar, como consecuencia del covid-19.La Administración ha presentado para su aprobación los nuevos documentos con las pautas por las que se guiarán los centros educativos al inicio del nuevo curso, con un máximo de 21 alumnos por aula, con distancia de seguridad y con la mascarilla obligatoria solo a partir de 4º de Primaria.

Gumersindo Rodríguez, representante de ANPE (Asociación Nacional de Profesionales de la Enseñanza), se opuso a dichos documentos, al contener "medidas novedosas, que no han sido previamente informadas a los sindicatos ni debatidas en las Mesas de Negociación del profesorado, haciendo de esta una negociación fraudulenta".

ANPE está de acuerdo en la necesidad de garantizar el derecho efectivo a la educación de manera presencial, preservando siempre la salud de la población escolar, para lo que es imprescindible el uso obligatorio de la mascarilla desde los 6 años, sin excepciones y el respeto a la distancia de seguridad de 1,5 metros, en la medida que sea posible, de acuerdo con la normativa estatal y del Principado. ·"Esto se contrapone a la propuesta presentada, ya que permiten los grupos estables con un máximo de 21 alumnos (anteriormente 20) por aula, sin el uso obligatorio de mascarilla, a no ser que no se pueda respetar la distancia de seguridad". El uso obligatorio de mascarilla regirá para el alumnado a partir de 4º de primaria, donde las aulas podrán albergar mayor cantidad de alumnos, "entre 27 y 33".

Desde ANPE alertan de que estas instrucciones someten al profesorado, alumnado y familias "a un riesgo de salud evidente, al prever la docencia en grupos de aula con alumnos que no llevan mascarilla, lo que garantiza que los centros educativos serán focos seguros de contagio". El sindicato es partidario de mantener las clases de manera presencial, haciendo uso de la mascarilla sin excepción y manteniendo en todo momento la distancia de seguridad.

La resolución de la consejería de Educación provocará, según ANPE, un descenso en las contrataciones de profesorado, al tener los tutores que permanecer el máximo número de horas posibles con sus respectivos grupos, lo que provoca que estos tengan que impartir más asignaturas de las que antes ya impartían, reduciendo así el número de interinos para este curso. Desde el sindicato alegan que esta medida "tiene un carácter meramente economista, poniendo la excusa de que entrará menos gente en las aulas".

Otro aspecto que preocupa al ANPE, es el del profesorado vulnerable al covid-19. Alegan que, los profesores que padezcan alguna enfermedad que los haga vulnerables al virus, "perderán esta característica el día 1 de septiembre, cuando entren a trabajar" y "tendrán que estar en aulas con alumnos sin mascarilla".
Además, desde el sindicato ven incongruente las normas que regulan los comedores y las asignaturas de Educación Física y Música: "las medidas son poco claras", afirma Gumersindo Rodríguez.
Desde el Principado mantienen que el plan de contingencia por el que se regirán los centros educativos el próximo curso 2020/21 será publicado oficialmente mañana. El ANPE cree que este plan será un "copia-pega" de alguna otra comunidad autónoma, y que los centros quedarán desprotegidos: "En el caso de que la pandemia no permita la enseñanza presencial, cada centro va a tener que organizarse como pueda", vaticinan desde el sindicato.

Por otra parte, desde el ámbito educativo de Gijón se cuestionó que el criterio elegido para determinar la composición de los grupos de Primaria sea el de si los alumnos reciben o no la asignatura de religión. Una decisión que aseguran ha generado "bastante malestar" entre los equipos directivos de toda la región, por entender que la medida "no se basa en criterios pedagógicos".
"Puede ser práctico porque evitará la movilidad de alumnos entre optativas, pero creemos que sería más importante primar la agrupación por criterios de necesidades educativas especiales, por ejemplo, y con este criterio se te pueden juntar en una misma aula varios alumnos de ese tipo. No se acaba de entender", concretaron, y añadieron: "No parece muy de recibo que el criterio para hacer las agrupaciones se base en una asignatura que tiene una hora semanal de clase lectiva", añadieron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook