Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coste final de la Variante: 3.789 millones, un 64% más de lo anunciado en el año 2006

El AVE a Asturias ha obligado a desembolsar hasta ahora 3.683 millones, más los 137,8 millones gastados en estudios y proyectos antes de 2005

Una vista de las obras de la variante de Pajares

Una vista de las obras de la variante de Pajares Silveira

El coste final estimado de la variante ferroviaria de Pajares, lo que significa un 64 por ciento más que los 2.312,8 millones que, en 2006, supusieron el primer cálculo global de la inversión necesaria para completar la conexión del AVE a Asturias entre La Robla y Pola de Lena. La estimación "oficial" del coste final de la Variante no incluye los 137,8 millones de euros desembolsados antes de 2005 en diferentes estudios y proyectos. Sumada esa cifra, el coste real del AVE a Asturias se dispararía hasta los 3.920,6 millones de euros, cantidad más cercana a los 4.000 millones que hace unos meses señaló como coste final estimado de la obra la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera.

Durante los primeros años de las obras de la Variante, el Ministerio de Fomento (ahora de Transportes) solo calculaba el coste de la perforación de los túneles, porque había dejado para ejercicios posteriores la estimación de lo que costarían las obras de montaje de vías, electrificación, señalización e instalaciones de seguridad y comunicaciones. En otras ocasiones, estimaba el coste global de todo el corredor Venta de Baños-Gijón.

En aquel momento las autoridades calculaban que los túneles serían perforados en cinco años y que el resto de la obra se ejecutaría solo en uno; esto es, la Variante comenzaría a ejecutarse en las primeras semanas de 2004 y estaría concluida en 2010, cuando únicamente restaría ya el período de pruebas para su puesta en servicio. Justo así lo explicaba el Ministerio en una nota de prensa que emitió el 21 de febrero de 2003.

De esta forma, en 2002, el Ministerio calculó que atravesar la cordillera, sin dotar de contenido a los túneles, costaría 1.085,5 millones de euros. Solo un año más tarde esa estimación ya estaba en 1.410 millones, y en 2004 aumentaba hasta los 1.887,8 millones. El último año en el que se lanzó un cálculo solo sobre el coste de la perforación de los túneles de Pajares fue 2005 y la cifra se elevó hasta los 1.990 millones.

Al año siguiente, en 2006, dos años después de colocada la primera piedra de la obra, el Ministerio de Fomento lanzó la primera estimación del coste global de la Variante: 2.312,8 millones. Una cantidad, por cierto, que al año siguiente se revisó a la baja y quedó en 2.286,8 millones.

A partir de 2007, el coste previsto de la obra empezó a dispararse, hasta alcanzar los actuales 3.789 millones que, según lo ya adjudicado y lo que resta por contratar, podría acabar costando la Variante, si no surgen más problemas que la encarezcan y a expensas también de previsibles bajadas en las ofertas de las empresas adjudicatarias de los trabajos aún pendientes.

Retrasos

Las obras de la Variante empezaron a sufrir retrasos ya en sus inicios, pues si bien la primera piedra se colocó el 11 de febrero de 2004, los trabajos no empezaron en realidad hasta un año más tarde. No obstante, pese a las enormes complicaciones halladas -gracias al gran trabajo de los técnicos, los operarios y las adjudicatarias, así como a las grandes inyecciones económicas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zaptatero (más de 2.200 millones entre 2005 y 2011)-, la perforación de los túneles de Pajares acabó en el plazo previsto: el primero en enero de 2009 y el segundo en julio de ese mismo año.

Según los cálculos iniciales del Ministerio el resto de la obra podía ejecutarse en un año. La realidad es que ya han pasado once y aun faltan, como mínimo, dos más para que el primer AVE llegue a Asturias. Hasta el momento ya se han contratado obras por valor de 3.683 millones de euros, y quedan por adjudicar únicamente cuatro proyectos, pero alguno de ellos podría tardar en completarse más de un año.

Las dos últimas obras de la Variante contratadas, a finales de junio, fueron: la catenaria y sistemas asociados de La Robla-Campomanes (adjudicada en 12,9 millones) y las instalaciones de protección, seguridad y ventilación de los túneles (adjudicadas en 64,3 millones y con un plazo de ejecución de 18 meses).

Quedan aún varias obras pendientes de contratar: la adecuación de las vías, andenes y electrificación de la estación de Pola de Lena; las instalaciones de telecomunicaciones fijas y sistemas de protección y seguridad del tramo Bifurcación Galicia-Bifurcación Pajares y tendido de cable de fibra óptica correspondiente al tramo Bifurcación de Pajares-Pola de Lena (licitado hace unos días en 3,96 millones); la instalación de protecciones acústicas, ejecución de galerías de evacuación en los túneles de Vega de Ciego y Pico de Siero y adaptación de accesos a los túneles de la Variante; y varias actuaciones adicionales en la pantalla 1 del tramo Sotiello-Campomanes.

Estos proyectos pendientes suman un coste estimado de 106 millones, aunque previsiblemente el gasto final será menor porque las ofertas de las empresas que aspiran a ejecutar este tipo de obras se sitúan siempre por debajo del cálculo ministerial. Lo que resta por gastar para acabar la Variante es poco más que la sexta parte de los 591 millones que se llegaron a gastar en 2008, justo antes de la crisis que redujo la inversión en el AVE a Asturias hasta mínimos históricos: 69 millones el año pasado.

La escasa inversión restante para concluir la Variante lleva a pensar que no la afectará, o lo hará mínimamente, la reciente recomendación de la Autoridad Fiscal Independiente (Airef) de revisar el gasto en materia de alta velocidad para derivar dinero a las cercanías y la previsible decisión en los próximos meses del Gobierno de Pedro Sánchez en ese sentido.

El Gobierno del Principado ya ha anunciado que no tolerará más retrasos en un proyecto que empezó a pergeñarse en los años ochenta del siglo pasado y que acumula ya más de diez años de retraso sobre las previsiones iniciales. El Gobierno de Pedro Sánchez, que en un primer momento prometió abrir la Variante en 2020, ha ido retrasando la fecha de apertura al tráfico comercial hasta situarla hace unos meses en el año 2022. El PP sostiene que los retrasos protagonizados por los últimos gobiernos socialistas hacen ya "imposible" inaugurar el AVE a Asturias antes del año 2023.

Compartir el artículo

stats