09 de septiembre de 2020
09.09.2020
La Nueva España

Salud levanta la alerta del Oriente al dar por controlados los "puntos calientes"

Asturias declaró ayer 16 nuevos infectados, una de las cifras más bajas de los últimos días, y una ligera caída del número de hospitalizados

09.09.2020 | 00:30
Bernardino Suárez, al fondo, junto a sus sobrinas, Clara e Inés Manjón,y su hijo, Jandro Suárez

El oriente de Asturias ya no está en alerta naranja por riesgo de coronavirus. Esta pasada medianoche quedó levantada la medida de vigilancia especial decretada por la Consejería de Salud del Principado el pasado 26 de agosto y que ha afectado a los cinco concejos más turísticos de la comarca: Parres, Cangas de Onís, Ribadesella, Llanes y Cabrales. En estos territorios, las autoridades sanitarias observaban un "alto riesgo de transmisión" del covid-19 y una elevada concentración de "puntos calientes" con más peligros de contagio. Ahora ya no es así, dice Salud, sino que "la situación es contenida" ante el final de la temporada alta turística.

Tras la suspensión de la alerta, el Principado mantendrá "una vigilancia estrecha en los cinco municipios". Para ello, detalló el Gobierno, la comisión de seguimiento -integrada por los municipios concernidos, la Federación Asturiana de Concejos, la Consejería de Salud y la Delegación del Gobierno- "se reunirá semanalmente para seguir evaluando la situación durante al menos otros 14 días". ¿Por qué estos intervalos de 14 días? Porque ese es el periodo en el que se verifica un ciclo de incubación del coronavirus.


Para adoptar esta nueva decisión, los especialistas de la Consejería han revisado la situación epidemiológica, así como la existencia y control de los mencionados "puntos calientes" en la zona. Esos núcleos de mayor riesgo coincidían con espacios o actividades de alto tirón turístico, como Covadonga, Poncebos, las áreas de embarque y desembarque de canoas en el Sella y diversas playas, hasta un total de una veintena de puntos.

El alcalde de Cangas de Onís, José Manuel González Castro (PP), señaló que con el fin de la alerta naranja el concejo "vuelve al sitio del que nunca debió salir". Fue una "alarma innecesaria" que provocó "cancelaciones" y "mucho daño" al municipio. Aseguró que no había "ningún motivo" para declarar la alerta en Cangas de Onís, ni siquiera para "un toque de atención", porque entonces el concejo sumaba solo tres positivos, gracias a que "los empresarios, los trabajadores y todos los vecinos lo habían hecho muy bien".

En lo relativo a la evolución de la pandemia, la Consejería de Salud confirmó ayer 16 nuevos infectados, que elevan a 3.693 la cifra total desde el inicio de la pandemia. De esos 16 positivos, una persona ha precisado hospitalización. "El resto están asintomáticos o presentan sintomatología leve y permanecen en aislamiento en sus domicilios", indicó la Consejería de Salud.

La cifra de 16 contagiados nuevos es una de las más bajas de los últimos tiempos. Entretanto, el número de hospitalizados en la región bajó ayer con relación al lunes. De los 43 de anteayer (36 en planta y 7 en cuidados intensivos), ayer se pasó a 40 (33 y 7, respectivamente). Como ya informó este periódico, en el momento actual dos centros hospitalarios de la región -el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y el Hospital San Agustín, de Avilés- concentran todos los ingresos de infectados por coronavirus.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído