Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Principado y hosteleros, en las antípodas: las restricciones no se tocan por ahora

El Ejecutivo se compromete a revisar las limitaciones de apertura solo a partir de la evolución de los contagios y la patronal seguirá presionando

Protesta de hosteleros en Oviedo | Julián Rus

Protesta de hosteleros en Oviedo | Julián Rus

Las posturas entre el Principado y los hosteleros no tienen visos siquiera de aproximación. La reunión telemática mantenida ayer por la tarde acabó prácticamente como había empezado. El Ejecutivo regional se mantiene firme y advirtió de que no flexibilizará las medidas de apertura mientras se mantengan las cifras de contagios. Es más, insistió en que el encuentro virtual era simplemente para explicar por qué se adoptaban las duras restricciones para la apertura de los negocios, no para anunciar una relajación de las limitaciones. Como respuesta, los hosteleros seguirán presionando, aunque se mostraron confiados en que los datos de contagios mejoren en los próximos días y el Ejecutivo flexibilice su postura de cara a las fiestas navideñas.

El tono de la reunión fue tenso al principio, según las fuentes consultadas. “Había miembros del Gobierno molestos con cómo se han desarrollado algunos acontecimientos y algunas declaraciones públicas por parte de la patronal”, pero también entre los hosteleros había “sorpresa, e incluso malestar, porque se había producido una reunión entre responsables de la Consejería de Turismo y un grupo de hosteleros (Hostelería con Conciencia ) antes que con todo un sector representado por la patronal FADE y por Otea”, explicaron las mismas fuentes.

Por el Ejecutivo regional participaron el vicepresidente del Gobierno regional, Juan Cofiño, los consejeros de Salud, Pablo Fernández, y de Turismo, Berta Piñán, la viceconsejera de Turismo, Graciela Blanco, y dos técnicos de la Consejería de Salud. Por parte de FADE asistieron su presidente, Belarmino Feito, el presidente de Incatur (asociación de hosteleros y comerciantes de Cangas de Onís), Saúl Pascual, y Carmen Paredes Prieto. La patronal de hostelería y el turismo, Otea, estuvo representada por su presidente, José Luis Álvarez Almeida, y sus vicepresidentes, Fernando Corral y Javier Martínez.

“No nos explicaron por qué se reduce el número de comensales de seis a cuatro, ni por qué hay que mantener dos metros entre sillas”, señalan desde Otea

decoration

El Principado no realizó declaraciones tras el encuentro, ni tampoco lo hizo el presidente de FADE. Sí lo hizo el de Otea, para señalar que “no nos explicaron por qué se reduce el número de comensales de seis a cuatro, ni por qué hay que mantener dos metros entre sillas, ni cuál es la justificación epidemiológica que explique por qué hay que cerrar a las once de la noche y no a las doce”. También indicó que se les había advertido de que una parte del Gobierno regional prefería que el cierre total se hubiera mantenido durante más tiempo.

La parte positiva, añadió Almeida, es que “el Gobierno se comprometió a que en próximos días estudiarán la evolución de los contagios para ver si puede haber cierta flexibilización de cara a la Navidad. Nosotros tenemos la esperanza de que los miren de manera estricta, pero con la mejor voluntad para que, salvando vidas, se puedan flexibilizar las medidas”.

El conjunto de la hostelería asturiana quiere mantener la presión para conseguir esa flexibilización. La sensación generalizada es que los hosteleros abrirán sus negocios el lunes, aunque algunos todavía siguen echando cuentas de si merece o no la pena.

Pero el sentir general es de “cabreo” y “decepción” con el Gobierno regional y de unidad en el sector. De hecho, en la protesta de ayer en el paseo de los Álamos hubo menos participación que la convocada por Otea el pasado viernes, pero la diferencia fundamental es que acudieron asociaciones que en los últimos meses actuaron al margen de Otea. María José Díaz Modino, portavoz de la plataforma SOS Hostelería de Avilés, explicó los motivos: “La situación es dramática, pero así demostramos que, aunque nos separan muchas cosas, porque somos un sector muy diverso, todos debemos poner en común lo que nos une. El Gobierno (regional) no sabe nada de cómo funciona la hostelería, pero decide por nosotros”, criticó.

"Las medidas del Principado son un cierre encubierto de los bares", gritan los hosteleros Elena Vélez

Cientos de hosteleros se volvieron a concentrar al mediodía de ayer en el paseo de Los Álamos, en Oviedo, para protestar por las duras restricciones con las que el Gobierno del Principado les permitirá reabrir sus negocios este próximo lunes. Muchos ya han decidido que abrirán al público aunque eso les suponga pérdidas, mientras otros aún lo están pensando, pero todos reclaman que se flexibilicen las limitaciones. En la imagen, un momento de la concentración de ayer.

Pepe Reina, presidente de Ábaco, la asociación de empresarios del ocio nocturno en Oviedo, exigió que mientras el Principado mantenga cerrados sus negocios, “Barbón (el Presidente regional) cumpla su promesa y nos indemnice. Queremos negociar la reapertura y una fecha, porque nosotros ya demostramos que respondemos porque somos profesionales”.

Pedro Caramés, presidente de la asociación de Gascona, el bulevar de la sidra de Oviedo, aseguró que los hosteleros “no venimos a mendigar. Queremos trabajar dignamente como profesionales que somos, y en vez de eso tenemos que estar pendientes cada vez que se reúnen para ver qué nueva ocurrencia tienen, porque no conocen el sector, pero tenemos que soportar ser la solución más fácil para que parezca que hacen algo”.

Nueva protesta en el centro de Oviedo

Cientos de hosteleros se volvieron a concentrar al mediodía de ayer en el paseo de Los Álamos, en Oviedo, para protestar por las duras restricciones con las que el Gobierno del Principado les permitirá reabrir sus negocios este próximo lunes. Muchos ya han decidido que abrirán al público aunque eso les suponga pérdidas, mientras otros aún lo están pensando, pero todos reclaman que se flexibilicen las limitaciones. En la imagen, un momento de la concentración de ayer.

“Los cinco de San Pedro” finalizan su encierro

Los cinco hosteleros que llevan una semana encerrados en la iglesia gijonesa de San Pedro pondrán hoy fin a su protesta. Lo harán, de un lado, obligados para poder volver a reabrir sus negocios el próximo lunes, cuando está prevista la apertura al público de la hostelería, aunque con restricciones. Pero también porque, aseguran, “somos un cero a la izquierda para las administraciones”, en palabras de Jorge Blanco, uno de los integrantes del encierro. Por ello, creen que “lo mejor es salir y poder pelear desde fuera, ya que mientras estuvimos encerrados nadie miró para nosotros”. Sin embargo, los cinco hosteleros –cuatro hombres y una mujer– no ven este paso como una derrota, sino que aseveran que “vamos a continuar con más fuerzas y más ganas que nunca luchando para poder sobrevivir”, remarca Blanco, que carga duramente contra el ejecutivo regional de Adrián Barbón y el gobierno municipal de Ana González. “Son unos impresentables y unos sinvergüenzas”. Recalca que “es dantesco lo que están haciendo con nosotros”. Blanco tiene previsto reabrir el lunes su negocio, situado en el barrio de El Coto, ya que “el domingo acaba el ERTE de mis tres trabajadores y tengo que volver a darles trabajo”, con lo que “me están obligando a irme a la ruina”, se queja.

Compartir el artículo

stats