Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Europa aprueba la vacuna y Salud busca salvar reticencias a ella en los geriátricos

El Principado subraya los beneficios de la inmunización y que la mayoría de sus efectos adversos, como molestias, cefalea y cansancio, son leves

Una anciana en un centro asturiano.

Los beneficios individuales y colectivos son superiores a los riesgos. Este es el mensaje que las autoridades sanitarias de Europa, España y Asturias están esgrimiendo para persuadir a los ciudadanos de la conveniencia de recibir la primera vacuna del covid-19, aprobada ayer por la Agencia Europea del Medicamento (EMA). La inmunización es voluntaria. La primera prueba de aceptación social que debe afrontar el nuevo tratamiento en España comienza este próximo domingo en las residencias de mayores, espacios más vulnerables ante la acometidas del coronavirus, con dramáticas cifras de muertos durante la pandemia. En Asturias, la vacuna está siendo ofertada estos días a unos 13.500 residentes y 7.500 cuidadores.

¿Los ciudadanos están con ganas de vacunarse? La respuesta más precisa la dio ayer el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), según el cual el 40,5 por ciento de los españoles está dispuesto a vacunarse inmediatamente, frente a un 28 por ciento que contesta que no. Conviene tener en cuenta que se trata de una encuesta entre la población general, y que la primera fase de la vacunación será en residencias de mayores, en las que el virus ha pasado una terrible factura (en Asturias suman cerca de 800 muertos, más de la mitad del total de fallecidos por coronavirus en la región).

Efectos adversos. Según la información recibida por las familias de los mayores que viven en las residencias de Asturias, en los ensayos realizados los efectos adversos más frecuentes fueron los tres ya citados, además de mialgias (38 por ciento), escalofríos (32 por ciento), artralgias (24 por ciento) y fiebre (14 por ciento), “siendo mayoritariamente de intensidad leve o moderada y desapareciendo en pocos días tras la vacunación”.

Efectos secundarios versus inmunidad de rebaño. Los responsables de los geriátricos de Asturias están recabando información acerca de cuántos residentes y trabajadores están dispuestos a recibirla. El mensaje dirigido a los ancianos y sus familias desde las consejerías de Salud y de Derechos Sociales y Bienestar indica que los efectos adversos severos son muy infrecuentes. Los más habituales son dolor en el lugar de inyección (84 por ciento), fatiga o sensación de cansancio (63 por ciento) y dolor de cabeza (55 por ciento). A cambio, la vacuna promete la deseada inmunidad comunitaria (“de rebaño”), que suele considerarse lograda cuando está protegido el 60 o 70 por ciento de una población determinada. Si mucha gente se niega a recibirla, no habrá inmunidad comunitaria.

¿Qué pasará con los que se nieguen? El Gobierno central está estudiando elaborar un registro de las personas que rechacen recibir la vacuna contra el covid-19. Aunque la inmunización es voluntaria, Sanidad argumenta que es importante documentar estas situaciones para conocer “las posibles razones de reticencia” en diferentes grupos de población. Al recibir la vacuna, se hará con un consentimiento informado verbal, y en los casos de personas que tengan limitada la capacidad para tomar decisiones será “conveniente” que la información y autorización sea por escrito.

No a menores, y a embarazadas según los casos. La Agencia Europea del Medicamento dio ayer luz verde a la vacuna contra el covid-19 fabricada por el laboratorio británico Pfizer, la primera autorizada, a la que seguirá en breve la de la empresa estadounidense Moderna. La de Pfizer no está recomendada para menores de 18 años, y en el caso de las mujeres embarazadas se recomienda decidir caso por caso.

Frente a la nueva cepa. La directora ejecutiva de la EMA, Emer Cooke, subrayó en rueda de prensa que la evaluación científica de sus expertos “se basa únicamente en la solidez de la evidencia científica sobre la seguridad, calidad y eficacia de la vacuna”. Cooke aseguró que todos los estudios realizados, clínicos y no clínicos, “muestran de manera convincente que los beneficios son mayores que los riesgos” de aprobar esta vacuna. Y añadió que “no hay evidencias” de que la vacuna no vaya a funcionar contra la nueva cepa de coronavirus detectada en Reino Unido, ya que el virus SARS-CoV-2 no ha sufrido suficientes cambios como para dejar sin eficacia a la vacuna de Pfizer.

La incidencia sigue a la baja, 71 casos nuevos, pero el ritmo de muertes experimenta repuntes

La Consejería de Salud notificó ayer 71 nuevos casos de covid-19 diagnosticados en Asturias el domingo, una jornada en la que se produjeron 26 ingresos de personas con coronavirus: 24 en planta y 2 en cuidados intensivos (UCI). Además, se registraron 8 altas. Actualmente, en el Principado hay 327 pacientes hospitalizados en planta con confirmación o sospecha de covid-19, y otros 79 en unidades de críticos. Es previsible que hoy se conozcan las altas hospitalarias de ayer (más numerosas que durante el fin de semana), y que la cifra total de ingresados vuelva a bajar de las 400 y prosiga su tendencia descendente. Anteayer se registraron en el Principado nueve fallecimientos por covid: siete mujeres de 70, 77, 82, 83, 86, 95 y 100 años, y dos hombres de 88 y 95. Siete de estas personas vivían en un residencias de mayores. El domingo se realizaron 2.518 pruebas de diagnóstico (PCR y antígenos), con una tasa de positividad del 4,96 por ciento.

Compartir el artículo

stats