Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Traen un georradar de Letonia para buscar este viernes con un dron al operario sepultado en San Isidro

Guardias de Montaña recorren la zona para examinar la estabilidad de la nieve y estudiar la posibilidad de voladuras

La Guardia Civil sobrevuela en helicóptero San Isidro para examinar la estabilidad de la nieve antes de reanudar la búsqueda del operario sepultado

Este viernes, 8 de enero, está previsto que sobrevuele la zona de San Isidro (Aller) en el que un trabajador del servicio de conservación de carreteras fue arrastrado por un alud de nieve, un dron con un georradar. El georradar llegará hoy procedente de la capital de Letonia, Riga. Con un peso aproximado de unos 5 kilogramos, el equipo se acoplará a un dron, cedido de forma altruista por la empresa GAM, para volar en la zona del alud con el objetivo de intentar localizar al trabajador desaparecido. Han sido los compañeros de trabajo del hijo del citado empleado de carreteras desaparecido quienes han posibilitado esta operación. Desde el Servicio de Emergencias (SEPA) se apoyará, a nivel logístico, el desarrollo de este vuelo previsto para mañana.

Esta mañana de jueves, 7 de enero, han sido los efectivos del Grupo de Montaña, GREIM, de la Guardia Civil, a bordo de su helicóptero quienes han sobrevolado la zona del alud de nieve en la zona de San Isidro. El vuelo pretendía establecer la estabilidad de la nieve y si se hacen necesarias microvoladuras para despejar al zona y facilitar una posible actuación en en tierra. La actuación forma parte del operativo de rastreo que coordina Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), al frente del cual se encuentra, el Jefe de Bomberos de la Zona Centro. Junto a él, en el Puesto de Mando Avanzado ubicado en Felechosa, se encuentran también efectivos del Grupo de Rescate de Bomberos, Unidad Canina de Rescate del Principado de Asturias y personal de logística de Bomberos del SEPA.

Personal de Bomberos del SEPA, tras regresar del rastreo.| SEPA

“Hay toneladas de nieve y pueden venirse abajo”, avisan los bomberos de San Isidro

Los bomberos del Servicio de Emergencias (SEPA) por fin pudieron sobrevolar el área donde permanece sepultado el operario de carreteras del Principado Virgilio García, después de que una avalancha se lo tragase a él y a su compañero de trabajo César Fernández –este recuperado–, el pasado viernes, 1 de enero. Los responsables de los equipos de rescate enfriaron cualquier esperanza de que el cadáver de Virgilio García pueda ser recuperado pronto. Las grabaciones realizadas por los bomberos indican que es tal la cantidad de nieve que ha caído estos días y tan inestable que se hace imposible llegar a la zona del siniestro, ante el riesgo de que se produzcan nuevas avalanchas, una situación que empeorará aún más con la llegada de la borrasca “Filomena” a partir de pasado mañana viernes.

En el vuelo realizado, se pudo comprobar la existencia de una gran cantidad de nieve que, por el momento, imposibilita el trabajo de búsqueda del trabajador que aún permanece desaparecido en la zona. En el vuelo se descubrió nieve en zonas que estos días atrás estaban limpias. Se cree que se debe a que se han producido diferentes avalanchas de nieve a lo largo el temporal que ha enterrado la parte alta de Asturias bajo un gran blanco. A esto se suma la presencia de grietas en la zona más alta, las laderas del Pico Torres, de donde procedía la avalancha que se llevó por delante la fresadora de Virgilio García y César Fernández. Estas grietas muestran a las claras que los aludes van a continuar, lo que convierte en letal ese tramo del puerto.

Según explicó el jefe de Bomberos de la zona centro, Francisco Barreñada, el lugar de la avalancha que arrastró a los dos operarios está tan cubierto que no se ve siquiera la furgoneta del bombero avilesino Rubén Rodríguez, que resultó muy magullado a consecuencia de la avalancha, lo que indica que ha habido nuevos aludes y grandes precipitaciones de nieve. “Un acción directa en la zona no es posible. Hay toneladas y toneladas de nieve almacenadas en las laderas y amenazan con venirse abajo. En algunas zonas se ven grietas que son un indicativo evidente de que hay riesgo inminente de aludes”, explicó Barreñada. Aparte de la furgoneta del bombero de Avilés, la nieve también ha cubierto maquinaria que estaba aparcada en la subida al puerto. “La situación se va a poner incluso más cruda con las nevadas y el frío que se pronostican para este fin de semana”, añadió Barreñada. Los equipos de rescate elaboran ahora un plan de actuación, a la espera del temporal que llega mañana viernes y que obligará a mantener el parón en el operativo.

Compartir el artículo

stats