Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una familia de Tineo denuncia “denegación de auxilio” a un octogenario que sufría un ictus

Los parientes, que critican la atención sanitaria en los pueblos, decidieron llevar al paciente con su coche a Cangas del Narcea pese a la nevada

Día Mundial del Ictus: Tres claves para detectar un ictus

La tinetense afincada en Oviedo María José Fernández Mairese llevó uno de los malos tragos de su vida el pasado lunes cuando a su tío le dio un ictus y sintió lo que a su juicio fue una “denegación de auxilio” por parte de Emergencias y de la dirección

El hombre, de 80 años, padece esquizofrenia, pero el lunes “tenía un comportamiento anómalo”. A saber, mirada perdida, boca torcida y pérdida de equilibrio. “En casa enseguida notamos que le estaba dando algo”, comenta. Se percató el hermano de María José el que vive en Riviella, un pequeño pueblo de once casas de Tineo, con su tío y sus padres (de 77 y 76 años) y fue el primero en avisar a su hermana (encargada de este tipo de asuntos familiares) para que llamara a Emergencias.

“Al tío le pasa algo”, le dijo. A las 8.45 horas contactaron con el 112, pero como en la casa “no aparecía médico ni ambulancia”, a las 11 horas la llamada se repitió. “Nada, no nos hacían caso; parece que la ambulancia estaba ocupada”, lamenta la portavoz familiar. Desde Emergencias, siempre según el testimonio de María José Fernández, conocían que era la segunda llamada e invitaron a la mujer tinetense a dirigirse directamente al centro de salud de Tineo. El médico de cabecera, dice Fernández, concluyó que no podría pasar a Riviella en visita a domicilio por la nieve acumulada en la carretera de acceso por el Cerezal. Más tarde, en una segunda llamada al centro de salud y siempre observando que su tío no mejoraba, la coordinadora del centro de salud atendió a María José para conocer el caso y “restó importancia a los síntomas”. “No es nada”, dijo.

“Pues para ser no grave, resulta que mi tío está ingresado en el hospital de Cangas del Narcea desde ese mismo día; su diagnóstico es ‘ictus’, está pendiente de pruebas y en observación hasta el lunes”, dice. Y está ingresado porque la familia decidió coger el coche por su cuenta, nieve en la carretera mediante, para que el octogenario pudiera ser atendido. “Mi hermano llevó a mi tío y llegó a Cangas, pese a la nieve, pese a dar un rodeo por el Valle de Tablado, en un Citroën Saxo”, dice María José Fernández.

“En los pueblos, está claro que a veces lo responsables de este servicio no hacen su trabajo”, lamenta al tiempo que asegura que en las zonas rurales se sufren situaciones similares. “Nosotros decidimos contarlo públicamente, pero muchas familias lo callan”, señala y considera “vergonzoso que no llegara ni el helicóptero, ni una ambulancia... que no llamaran la Guardia Civil o a Bomberos de Asturias para poder dar auxilio”. La mujer ha registrado una queja en el HUCA y espera por el parte médico de su tío para poder iniciar otros procesos al amparo de ley. “Nos pasó a nosotros y solo espero que nadie que viva en un pueblo de Asturias y está casi aislado por la nieve tenga que sufrir esto; me preguntó dónde está el helicóptero que hace tantos trabajos y está para todo y, sin embargo, puso en riesgo la vida de mi tío”, señala al tiempo que asegura haber recibido presiones para no hacer público su caso.

Los datos

  • Síntomas. El hombre, de unos 80 años y que padece esquizofrenia, mostró un comportamiento anómalo. La familia avisó a los servicios de emergencia, que no enviaron una ambulancia. En otra llamada, un médico quitó importancia los síntomas.
  • Por su cuenta. La familia decidió trasladarlo en su coche a Cangas del_Narcea. Allí supieron que había padecido un ictus. 

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats