Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se busca familia para La Caleyuca

Verónica Gutiérrez quiere tener parejas con niños en La Güeria de Urbiés, Mieres, y ha recibido más de cien solicitudes para alquilar una casa

Se busca familia para La Caleyuca Ana Paz Paredes / Vélez

“Mi marido me dice: ‘¡Vaya dónde te metiste!’ con todos los correos que me llegaron desde el 2 de enero, en que puse en movimiento el anuncio”, dice con una sonrisa la gijonesa Verónica Gutiérrez González mientras acude, con paso calmo pero firme pisando nieve en parte helada, a dar de comer a las ovejas xaldas que atiende en el pueblo donde vive, La Güeria de Urbiés, en Turón (Mieres), a 750 metros y que, como tantos pueblos de montaña en Asturias, también se vieron afectados por la nevadona. Desde el fin de semana estaba prácticamente despejado para caminar entre los barrios y con buen acceso por la carretera.

Verónica Gutiérrez a la entrada de la casa que alquila en su pueblo. Ana Paz Paredes

Ella y su marido, Borja Andrés, residentes en Gijón, decidieron hacer un cambio radical de vida y se trasladaron a vivir al pueblo de los abuelos de ella, donde ya llevan cinco años.

“Aquí vivimos a diario unas 35 personas, pero en los fines de semana se incrementa”, afirma esta joven que decidió poner en marcha una idea que hace tiempo le rondaba la cabeza: alquilar a una familia con niños una casa de su propiedad –La Caleyuca– cuyo bajo rehabilitarán como un pequeño bar-tienda, obras que esperan iniciar en cuanto el tiempo les dé oportunidad para que pueda estar listo para el verano, con lo que queda trabajo por delante.

“Se está hablando tanto de despoblamiento, y es verdad. Aquí va muriendo o faltando la gente mayor y se va quedando el pueblo sin gente, por eso para mí es fundamental que quienes vengan lo hagan con niños. Nosotros somos padres de una niña de 10 meses, en el pueblo hay otros cuatro niños de diferentes edades”, explica.

Verónica Gutiérrez, con algunas de sus ovejas. | Ana Paz Paredes

El anuncio es claro: “Buscamos familia con niños, con experiencia en cocina, ganas de trabajar y que entiendan la vida rural como forma de vida. Ofrecemos vivienda y bar-tienda en alquiler”. “No esperaba una respuesta así. En diez días me llegaron más de cien correos, y siguen, de Asturias, resto de España y del extranjero, sobre todo Argentina. De donde más, las Islas Baleares, de Canarias y de Andalucía, pero nosotros buscamos gente del entorno, que sepan a donde vienen, un pueblo de montaña, que quieran vivir aquí y continuar aquí con sus hijos, que es la forma de mantener el pueblo vivo. Que sepan que hay que trabajar duro y que no tengan miedo a la soledad. No es para venir seis meses y luego marchar”, explica.

Ella, en excedencia por maternidad, se encarga también de atender a sus ovejas xaldas, de las que tiene once. Su marido, por su parte, sigue yendo cada día a trabajar a Gijón. “Estamos encantados de estar aquí, siempre nos gustó el pueblo, la naturaleza, tener animales, así que un día tomamos la decisión de venirnos y no pudo ser mejor”.

/ Verónica Gutiérrez, el pasado sábado, a la entrada del pueblo. | Ana Paz Paredes

Un barín con cocina tradicional, donde se sirva un buen pote, una fabada, una carne guisadina, y se vendan, también, productos de la zona, para apoyar a los productores locales, esa es su idea. “Por aquí en fin de semana viene mucho ciclista, cazadores, senderistas”, matiza ella delante de la casa, con unas vistas impresionantes a un paisaje donde manda el Aramo.

Verónica, que regresó al pueblo del que partió un día su padre camino de Gijón, y vive con su marido e hija en la casa de sus abuelos, Faustina y Luciano, cree que emprendiendo se puede también ayudar a emprender a otros en la zona rural y al tiempo luchar contra el despoblamiento. Lo que se dice “hacer pueblo” en tierras de Turón.

Una vista del pueblo de La Güeria de Urbiés, aún con la nieve caída estos días. Ana Paz Paredes.

Compartir el artículo

stats