DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El colosal coste de la Variante: daría para invitar a sidra a todos los chinos e indios

Las comparaciones para entender la magnitud de los 3.845 millones de euros que supone la conexión asturiana del AVE evidencian el esfuerzo económico que implica

Obras de la variante a la altura de Sotiello. SILVEIRA

Obras de la variante a la altura de Sotiello. SILVEIRA

Asegurar el presupuesto de los dos principales equipos de fútbol de Asturias, el Sporting y el Oviedo, durante los próximos 260 años tiene un precio: 3.845 millones de euros, justo lo que costará la variante ferroviaria de Pajares, según la última estimación del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif). Es una equivalencia que ayuda a demostrar el enorme esfuerzo económico que están asumiendo todos los españoles, con importantes ayudas de la Unión Europea, para dotar a Asturias de una conexión de alta velocidad con la Meseta.

Cuando concluya la obra –el Ministerio de Transportes ha prometido que será antes de que acabe este año– el Gobierno de España habrá puesto 3.323,5 millones de euros para dotar a Asturias de una conexión de alta velocidad con la Meseta y la Unión Europea habrá aportado los 521,5 millones restantes. Eso significa que la obra le habrá costado a cada español 70,71 euros y que cada habitante de los países comunitarios habrá ayudado con 1,17 euros.

¿Qué se podría hacer con esos 3.845 millones de euros, además de asegurar el futuro del Sporting (5,7 millones de límite de gasto este año) y el Real Oviedo (9,1 millones), durante las próximas 260 temporadas? Pues, para que se vieran favorecidos todos los asturianos, dado que el gasto medio de luz en la región (en domicilios particulares) se sitúa según diferentes informes en torno a los 25 euros al mes por persona, esos 3.845 millones que acabará costando la Variante darían para pagar la factura de las viviendas del millón largo de asturianos durante 12 años.

Otra fórmula para que el “premio” se quedara “en casa” sería destinar el dinero a un viaje. Por ejemplo, 3.845 millones de euros costaría que todos los habitantes de Avilés disfrutaran de una vuelta al mundo en el crucero “Costa Deliziosa”, 126 noches alojados en suites, con salida el 8 de enero y regreso el 14 de mayo de este año y con paradas en lugares tan exóticos como la Isla de Pascua, Tahití, Bombay o Melbourne. Y aún sobraría dinero para “invitar” también a otras 3.000 personas, por ejemplo, a todos los vecinos que suman los tres concejos de Los Oscos y Muros de Nalón.

Si se prefiere promocionar Asturias en el exterior, los 3.845 millones de la Variante equivalen a lo que costaría invitar a un menú degustación en un restaurante con tres estrellas Michelin a los 17 millones de habitantes que suman las cuatro provincias más pobladas de España: Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla.

Claro que también se podría promocionar la región en el extranjero. Por ejemplo, pagando a los 8,5 millones de habitantes de Nueva York un viaje de ida y vuelta en avión (con los precios medios actuales se sitúan en torno a los 450 euros por persona) para que conocieran el Principado.

O se podría “vender” Asturias en Asia: como el dinero daría para comprar casi 2.800 millones de botellas de sidra, podría obsequiarse con una a todos los habitantes de India (1.352 millones) y China (1.393 millones).

Volviendo al fútbol, tal vez algún forofo preferiría destinar el dinero a saldar los 1.173 millones de deuda que acumula el Barcelona y, con el sobrante, renovar a Messi y asegurarle el pago de su sueldo bruto anual (unos 100 millones de euros) durante los próximos 26 años. Claro que un aficionado del Real Madrid apostaría por utilizarlo para pagar el nuevo estadio Santiago Bernabéu (575 millones de euros), fichar a Mbappé (170 millones es la cifra que se maneja en los mentideros futbolísticos) y asegurar su sueldo bruto anual estimado (50 millones de euros) durante 62 años.

Más equivalencias: los 3.845 millones que costará traer el AVE a Asturias darían para comprar 70 mansiones como la más cara que se vende en España, “Casa Loriana”, una propiedad marbellí ubicada en primera línea de playa, con acceso por una calle privada que desemboca en el mar y 8.000 metros cuadrados construidos: edificio principal con cinco suites, villa de invitados con tres, casa para el personal con cuatro habitaciones y otro inmueble más, que los dueños llaman “casa de la playa”, con dos suites y piscina. Piden por ella 55 millones de euros.

Si se prefiere invertir en el extranjero, el coste de la Variante daría para adquirir 30 propiedades como la que Julio Iglesias puso a la venta hace tres años por 130 millones de euros en la isla Indian Creek de Miami, con 30.000 metros cuadrados de terreno, muelle y 244 metros lineales de playa privada.

Pero con toda seguridad habría quien preferiría destinar el dinero, público al fin y al cabo, a solucionar los principales problemas –y agravios– de Asturias en materia de infraestructuras. Porque sería suficiente para rescatar la Autopista del Huerna y eliminar el peaje (1.700 millones), afrontar todos los proyectos del Plan de Cercanías (580 millones), construir la Autovía del Suroccidente (512 millones), adquirir los trenes que la región necesita para las redes de Renfe y Feve (320 millones), rescatar la desechada reforma integral del Eje del Navia (180 millones), abrir el túnel del Fitu (115 millones) y ampliar el abastecimiento de agua de la zona central de Asturias (38 millones). Porque todas esas aspiraciones suman exactamente 3.845 millones de euros.

Los responsables de la obra aseguran que cada euro gastado está “justificado” y es “imprescindible”

decoration

Los responsables de la obra aseguran que cada euro gastado está “justificado” y ha sido “imprescindible”, porque la tarea está siendo complejísima. Han tenido que abrirse varios túneles para cruzar de lado a lado la Cordillera Cantábrica, superando en algunos puntos el kilómetro de profundidad. Y uno de los pasos subterráneos es el segundo más largo de España, el sexto de Europa y el noveno del mundo. Quienes han trabajado “y sufrido” en la obra y conocen sus interioridades y “secretos” lo tienen muy claro: “La Variante es para estar orgulloso”. Porque es “un éxito indudable de la ingeniería española” y “un logro de todo el país”.

La Variante fue –sigue siendo–la obra más compleja jamás ejecutada en España, el mayor desafío al que han tenido que enfrentarse los ingenieros y prácticamente todas las grandes empresas nacionales del sector. Un reto de dimensiones colosales que, por sus características, tuvo que ejecutarse en los primeros años “casi a ciegas”, pues los estudios geológicos e hidrológicos realizados eran superficiales, incluían datos tomados a unos pocos cientos de metros de profundidad (los que eran posibles en aquel momento), pero no se sabía a ciencia cierta –aunque sí se intuía– lo que se hallaría en el corazón del macizo cantábrico. Y lo que se hallaron fueron muchas dificultades, contratiempos, obstáculos e impedimentos, debido sobre todo a un terreno con cambios de material cada pocos metros, una formación geológica complicadísima. Y eso, como apuntan los operarios de la Variante que hablaron con este periódico, “solo se soluciona con esfuerzo, tiempo y dinero”.

html libre:

Compartir el artículo

stats