Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gemma Trelles | Psicóloga de la Asociación Asperger Asturias

“Los niños con asperger pueden sufrir acoso escolar y no saberlo”

“El confinamiento tuvo un efecto positivo porque al quedarse en casa no tenían necesidad de exponerse a la sociedad”

Día Mundial del Asperger: “Los niños con asperger pueden sufrir acoso escolar y no saberlo” Agencia ATLAS

Hoy, 18 de febrero, se celebra el Día Mundial del Asperger, un síndrome cada vez más conocido por la sociedad pero sobre el que existen ideas preconcebidas. Gemma Trelles, psicóloga coordinadora de intervención de la Asociación Asperger Asturias arroja luz sobre qué supone ser una persona con síndrome de Asperger y cómo les ha afectado la situación sanitaria actual.

–¿Cómo afecta la pandemia a las personas con asperger?

–El confinamiento fue un efecto positivo porque al quedarse en casa estaban en el sitio más seguro, tranquilo, sin necesidad de exponerse a la sociedad. El problema vino después, cuando hubo que volver a clase y retomar las actividades sociales. En otoño vimos un aumento muy grande de personas que necesitaban apoyo psicológico en este sentido.

–¿Qué avances se han logrado en la normalización del síndrome de Asperger?

–Se ha notado que se conoce mucho mejor y que, poco a poco, se va normalizando. Se ve en muchas películas, series, que presentan personajes con TEA (trastorno del espectro autista). Sí que sigue existiendo poca información correcta. Hay mucha confusión e ideas preconcebidas. Por eso queda mucha labor que hacer a la hora de informar, formar y corregir.

–¿Cuáles son esas ideas preconcebidas?

–La idea de que todos los asperger son personas muy inteligentes y no necesitan ayuda. Eso no es así. Algunos tienen una inteligencia media y otros tienen altas capacidades. pero en ningún caso quiere decir que no requieran ayuda. Precisamente la ayuda que necesitan recae en áreas que no están relacionadas directamente con la inteligencia, sino con la capacidad de socializar. En este sentido, hay instituciones que deniegan el certificado de discapacidad porque consideran que las personas con asperger son inteligentes. Sin embargo, hay un porcentaje elevadísimo de personas que, a pesar de tener formación, están en el paro y no tienen siquiera el certificado de discapacidad que les podría ayudar algo a acceder al mundo laboral. Hay personas con asperger que tienen una vida plena y otras que no logran terminar la ESO. Durante el confinamiento arrancamos el programa de capacitación para la vida independiente para apoyarlos en este sentido.

–¿Qué recursos ofrecen desde la Asociación Asperger Asturias?

–Ofrecemos apoyo para hacer evaluación y diagnóstico. A partir de allí, hacen intervención directa terapéutica, hacen apoyo familiar, formación, actividades de ocio...

–¿Cómo se puede evitar el acoso escolar que sufren muchos niños con asperger?

–Por parte de los centros educativos tiene que haber una postura muy firme de formar a todo el centro educativo a todos los niveles con una labor de inclusión y de aceptación. Tenemos normas muy buenas pero nos cuesta que se respeten. El problema es que muchas personas con asperger en la preadolescencia y adolescencia pueden sufrir acoso escolar y no saberlo. Tuvimos casos muy graves en los que le pueden pegar o pedir dinero y no es capaz de valorar si está bien o mal. No comprenden lo que está bien o mal según la situación. Por eso hay que hablar mucho con ellos para evitar que se guarden estas cosas y provocar respuestas directas.

Compartir el artículo

stats