Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambio de aires en los colegios: ahora piden ventilar las aulas todo el rato

El Principado “adaptará” su protocolo a las modificaciones introducidas por el Gobierno central y dará clases a los directores para explicárselo

VENTILACIÓN EN LAS AULAS

Los directores de colegios e institutos de la enseñanza pública irán a “clase” para saber cómo ventilar correctamente las aulas y espantar al covid. El Instituto Asturiano de Riesgos Laborales formará, a partir de este viernes y a petición de la Consejería de Educación, a los profesores para resolver las dudas que todavía a estas alturas del curso tienen y poner claridad a los continuos cambios normativos. Los últimos los han introducido los ministerios de Sanidad y Educación y Formación Profesional, con medidas más exigentes. Los gabinetes de Carolina Darias e Isabel Celaá piden ahora que la ventilación cruzada –puertas y ventanas abiertas a la vez– se haga “de forma permanente” y anteponiendo la prevención “al confort térmico y a la eficiencia energética”.

La actualización del protocolo nacional, que es el que sirve de base a las comunidades autónomas para redactar sus propias recomendaciones, es más dura que la norma que se aplica hoy en Asturias. El plan regional, que llegó el pasado enero, más de tres meses después del inicio de curso, no obliga a tener las ventanas y las puertas de las clases permanentemente abiertas. Los expertos autonómicos pedían hasta ahora “ventilar al menos 15 minutos al principio y al final de la jornada (mañana o tarde), 5 minutos entre clases y durante todos los descansos, abriendo las ventanas y puertas durante el tiempo que se estime necesario según las características de cada espacio”.

El añadido textual del Ministerio

"Sobre la ventilación del centro: la nueva evidencia sobre la transmisión del SARS-CoV-2 por aerosoles hace necesario enfatizar la importancia de la ventilación y reforzar algunas recomendaciones relacionadas.

2.1. La ventilación natural es la opción preferente. Se recomienda ventilación cruzada, si es posible de forma permanente, con apertura de puertas y/o ventanas opuestas o al menos en lados diferentes de la sala, para favorecer la circulación de aire y garantizar un barrido eficaz por todo el espacio. Es más recomendable repartir los puntos de apertura de puertas y ventanas que concentrar la apertura en un solo punto. Se deberá ventilar con frecuencia las instalaciones del centro, a poder ser de manera permanente, o al menos durante 10-15 minutos al inicio y al final de la jornada, durante el recreo, y siempre que sea posible entre clases, garantizando además una buena ventilación en los pasillos; y con las medidas de prevención de accidentes necesarias. El tiempo de ventilación mencionado de 10-15 minutos es orientativo y debe adaptarse a las condiciones y características de cada aula. En situaciones de alta transmisión comunitaria de SARS-CoV2, se debe valorar la priorización de la ventilación natural por su efectividad en la prevención de la transmisión por encima de aspectos como las condiciones de temperatura y humedad necesarias para el confort térmico o a los requerimientos de eficiencia energética". 

La modificación nacional implicará, como explican fuentes de la Consejería de Educación, una lógica “adaptación” del protocolo asturiano a las nuevas directrices. Y la formación que se dará a los directores de Infantil, Primaria y Secundaria hasta la semana que viene ya incluirán, asegura el departamento de Carmen Suárez, las órdenes de Sanidad y Educación.

¿Qué cambia exactamente? En realidad, poco; solo los tiempos. En lugar de ventilar “al menos durante 10 o15 minutos al inicio y al final de la jornada, durante el recreo, y siempre que sea posible entre clases”, ahora los profesores deberán mantener aireadas las aulas a todas horas. El Gobierno de Pedro Sánchez justifica este cambio ante “la nueva evidencia sobre la transmisión del SARS-CoV-2 por aerosoles”. Insisten en que “la ventilación natural es la opción preferente”, y dentro de ella la cruzada, “con apertura de puertas y/o ventanas opuestas o al menos en lados diferentes de la sala”. Asturias, antes de redactar su protocolo, confundió en este sentido a los docentes, recomendando la ventilación normal, en contra de lo que aconsejaba el CSIC.

Volviendo a las nuevas medidas nacionales, si la ventilación natural no fuese suficiente, recoge el texto, se podrá utilizar la forzada o mecánica. Y únicamente si ninguno de los dos tipos de ventilación anteriores no fuese posible, se usarían filtros o purificadores de aire. Como alternativa, dicen los ministerios, “puede valorarse el uso de otros espacios (aulas o salas del centro educativo, o municipales)”.

Los alumnos seguirán pasando frío. Sanidad y Educación afirman que “en situaciones de alta transmisión comunitaria se debe valorar la priorización de la ventilación natural por encima de las condiciones de temperatura y humedad necesarias para el confort térmico o a la eficiencia energética”. Tras el temporal “Filomena”, la Consejería de Educación dijo, en respuesta a las críticas de familias y docentes, que no es necesario tener abiertas ventanas y puertas todo el tiempo para combatir el virus. Ahora eso podría cambiar.

Ante las nuevas modificaciones introducidas, las reacciones de los docentes no se hicieron esperar ayer. “Ni tres semanas le ha durado el protocolo de ventilación de los centros educativos a la Consejería”, criticó Gumersindo Rodríguez, presidente de ANPE, el sindicato mayoritario en la pública. “Como una veleta, la Consejería gira dependiendo de dónde sople el aire y se vuelve a liar, recomendando ahora medidas de ventilación cruzada y permanente en las aulas, exactamente lo contrario de las pautas dictadas en enero, que recomendaban una ventilación de unos minutos entre clases”, manifiesta. “Menos mal –remata– que los docentes llevan ventilando desde el inicio de curso como el sentido común manda, en ausencia de protocolos claros y fiables. ¿Tendrá esta iniciativa propia de los docentes algo que ver con la baja incidencia del covid en las aulas?”.

Así se comporta la ventilación cruzada

Otro escenario menos efectivo: ventanas abiertas, puertas cerradas

Otro escenario menos efectivo: todo cerrado (R1)

Otro escenario menos efectivo: puerta abierta (R2)

Otros escenario menos efectivo: puerta y ventanas abiertas (R3)

El escenario más efectivo: puerta y ventanas abiertas con ventilación cruzada (R4)

Compartir el artículo

stats