Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así ha sido el estreno de Villaverde en el despacho del rectorado de la Universidad de Oviedo: "un día intenso" y una promesa de trabajo

El flamante rector ya ejerce como rector con la vista fija en “implantar un nuevo modelo de universidad”: "Para lograrlo tenemos que trabajar desde el primer día"

Ignacio Villaverde, en el centro, reunido ayer con Humberto Rodríguez Solla, vicerrector de Relaciones Institucionales y Coordinación, y Rosana Gutiérrez, jefa de gabinete del nuevo rectorado.

Ignacio Villaverde, en el centro, reunido ayer con Humberto Rodríguez Solla, vicerrector de Relaciones Institucionales y Coordinación, y Rosana Gutiérrez, jefa de gabinete del nuevo rectorado. Irma Collín

Tras las intensas emociones de su toma oficial de posesión el pasado viernes, y con el proceso “ejemplar y elegante” de la transición al frente de la Universidad de Oviedo ya más avanzado, Ignacio Villaverde Menéndez se ha estrenado hoy ejerciendo desde el rectorado, cuyo despacho ya ocupa con el “importante reto por delante de implantar un nuevo modelo de universidad”.

Un cambio para la institución académica al que Villaverde no deja de referirse una y otra vez como “leitmotiv” de los cuatro años que ahora afronta. “Para lograrlo tenemos que trabajar desde el primer día”, afirmó hoy, precisamente en ese “primer día” de estreno en el cargo.

¿Y cómo fue el trabajo en tan señalada jornada para el catedrático de Derecho Constitucional? “Ha sido un día intenso, extraño al principio, en esas horas en las que te vas haciendo a los espacios, a las nuevas costumbres, pero muy productivo”, valoró el propio Villaverde transcurrida ya la jornada matutina desde que se instalase en el rectorado y tras acumular varios encuentros de trabajo.

“Comencé el día con una reunión de gabinete, donde repasamos agenda, peticiones de los medios de comunicación, cuestiones pendientes de resolver… Vi también por la mañana a alguno de los vicerrectores y mantuve diversas reuniones”, contó el flamante rector. Fue, bajo su punto de vista, “el comienzo de una etapa preciosa, pero cargada de responsabilidad". Y realizó una promesa a la comunidad universitaria: "Ni yo ni mi equipo vamos a escatimar esfuerzo y trabajo”.

Ignacio Villaverde en el despacho del rectorado de la Universidad de Oviedo donde se ha instalado hoy Irma Collín

Ya por la tarde ha tenido que liderar su primer Consejo Rectoral, ese órgano –integrado por todos sus vicerrectores, la secretaría general y la gerencia de la Universidad– que le acompañará a lo largo de sus cuatro años de mandato con la finalidad de asistirle para la mejor toma de decisiones. Fue una reunión marcada por las restricciones de una pandemia con la que le tocará lidiar al igual que tuvo que hacerlo su predecesor, Santiago García Granda. “Como requiere la situación sanitaria”, el Consejo Rectoral trabajó de forma semipresencial. “Unos pocos miembros del equipo” pudieron permanecer juntos, “manteniendo la distancia de seguridad y con el resto conectados de forma telemática”. En el citado órgano se trataron “los temas habituales en una primera toma de contacto”, revisando “dudas, repasando la estructura o comentando los primeros pasos a dar”. En definitiva, aclaró Villaverde, abordando “lo necesario para echar a andar y culminar el proceso de traspaso que comenzó las pasadas semanas”.

Compartir el artículo

stats