Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coste del "falso llano" de la curva del covid en Asturias: la mitad de muertes y el 30% menos de contagios

El Principado suma dos meses, desde el pico de la tercera ola, con un promedio diario de 160 casos y 5 fallecimientos, muy inferior al del intervalo entre la segunda y la tercera onda

Ambiente en el paseo y terrazas del puerto deportivo de Gijón, ayer por la tarde.

Ambiente en el paseo y terrazas del puerto deportivo de Gijón, ayer por la tarde. Juan Plaza

El “falso llano” que atraviesa la curva epidémica del covid-19 desagrada a algunos, pero bien mirado quizá no le esté yendo del todo mal a Asturias.

Naturalmente, detrás de cada caso nuevo de coronavirus puede esconderse una tragedia; y en el mejor de los casos un contagio genera susto y trastorno. Y no digamos nada de lo que implica cada fallecimiento. Dicho lo cual, si se observa y analiza lo sucedido desde el pasado 2 de febrero (fecha del pico epidémico de la tercera ola), cabe cuando menos cuestionar ese discurso que describe como indeseable una curva que no acaba de bajar como en las ocasiones anteriores. Porque es verdad que no baja, pero la parte positiva es que, dos meses después, tampoco da síntomas de subir. Y eso se traduce en menos infecciones, menos ingresos en plantas y UCIS de hospitales y menos muertes.

Pasémoslo a cifras. En estos dos últimos meses, de bajada de la curva y falso llano, el Principado ha registrado 9.457 nuevos infectados de coronavirus, con una media diaria de 160. ¿Es mucho o poco?

Una manera de responder es comparar esta “tregua” posterior al tercer pico epidémico con el periodo transcurrido entre el segundo pico (18 de noviembre) y el tercer pico (2 de febrero). En ese intervalo, se contabilizaron 17.827 nuevos contagiados, es decir, 234 diarios.

O sea, que en el actual valle de la curva tenemos 74 casos menos al día que en el valle anterior: un 31 por ciento menos.

Trasladémonos ahora al capítulo de muertos. Entre los picos segundo y tercero (recordemos: del 18 de noviembre al 3 de febrero) se contabilizaron en Asturias 807 fallecidos por covid-19: un promedio diario de 10,6. Hay que recordar que noviembre y los primeros días de diciembre fueron terroríficos en cuanto a muertos: llegaron a acumularse 610 en solo 30 días. Pues lo sucedido en la curva descendente de los últimos dos meses se plasma en 301 muertos por coronavirus, con una media diaria de 5,1 al día: la mitad que entre noviembre y principios de febrero (5,1 frente a 10,6).

Obviamente, la llegada de la vacunación está en la base de esta mejoría estadística tan sensible. Tener inmunizada a la población de más edad, la más vulnerable, supone menor número de contagios; si hay contagios, sintomatología más leve; menos hospitalizaciones; menos ingresos en la UCI; menos muertos…

Dicho de otro modo, con este falso llano, sembrado de pequeños altibajos, los asturianos no acaban de ver la ansiada baja de la curva. Sin embargo, puede decirse que están ganando tiempo hasta llegar a la vacunación generalizada, a un coste relativamente asumible.

Ahora habrá que ver si el falso llano se prolonga, si se inicia la cuarta ola o si (supuesto improbable, pero este virus es amigo de dar sorpresas) la curva tiende a bajar.

Lo que sí sabemos es que en Asturias ya tenemos a 94.134 personas que ya han recibido la dos dosis de las vacunas (9,24 por ciento de la población), y otras 60.627 que han recibido un pinchazo. Y que estas cifras, aunque lentamente, suben día a día.

Compartir el artículo

stats