Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad amplía hasta los 69 años el límite de edad para la vacuna de AstraZeneca

El Ministerio y las autonomías dejan sin respuesta qué hacer con la segunda dosis a los menores de 60 ya vacunados, 14.200 personas en Asturias

Así es el plan de Asturias con la vacuna Astra Zeneca Amor Domínguez

Ni un día sin su cambio, los vaivenes de los colectivos de población a los que se administrará la vacuna de AstraZeneca llegaron ayer hasta los 69 años. La Comisión de Salud Pública, donde están representados el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, acordó que una vez haya concluido la vacunación con el preparado de la farmacéutica anglosueca a las personas de entre 60 y 65 años –la franja a la que se había limitado en exclusiva anteayer– se continúe con las del grupo de 66 a 69. Éstos, no obstante, también podrán ser inmunizados con los otros sueros disponibles y también con el de Janssen, cuya primera entrega se espera para mediados de mes.

En la reunión de ayer, la Comisión decidió además posponer dos cuestiones fundamentales: la vacunación de los colectivos de menores de sesenta años a los que se debía administrar la vacuna antes de su restricción y la decisión sobre la inoculación de la segunda dosis a los que ya han recibido la primera. Ésta se determinará, precisaron, “en comunicación con otros países de la UE y según se vayan actualizando y ampliando la evidencia científica y las evaluaciones de la EMA, la agencia europea del medicamento”.

En Asturias, están en este limbo de indeterminación las 14.321 personas menores de 60, en su mayoría docentes, policías, sanitarios y otros profesionales considerados esenciales que han sido vacunadas una vez con el preparado de AstraZeneca y que siguen sin saber qué será de su segunda vacuna. Ayer, los responsables sanitarios del Principado se remitieron a las decisiones de la comisión nacional sin manifestar ninguna postura al respecto, aunque el director general de Salud Pública, Rafael Cofiño, sí aseguró que con los datos disponibles Asturias es partidaria del “uso ampliado” de la vacuna por encima de los 60 años. Ayer, de momento, el avance llegó a los 69.

Datos de vacunación en Asturias

Datos a 07/04/2021

9,3% vacunados con dos dosis (pauta completada)
Total inmunizados: 95.081
Dosis entregadas Dosis administradas
342.625
Pfizer241.925
Moderna32.700
AstraZeneca68.000
272.976 79,7%

Alternativas para la segunda dosis. Con respecto a la segunda dosis de esos 14.000 asturianos sumidos en la incertidumbre, expertos regionales de Salud explican que la Consejería y el Ministerio de Sanidad afrontan ahora varios escenarios posibles: dejar a los ya vacunados con una única dosis, proponer “de forma voluntaria” una segunda a los interesados y dictaminar hasta qué punto es viable poner una vacuna diferente en segunda tanda. De momento, la primera opción podría ser ahora mismo la “más lógica” por una mera cuestión de tiempos. Porque “entre la primera y la segunda dosis hay doce semanas de margen y no se sabe cuáles van a ser los criterios de restricción de AstraZeneca de aquí a dos meses, por lo que hay un tiempo para estudiarlo”, aclaran estas fuentes.

La modificación final de los protocolos dependerá también en parte de si se sigue flexibilizando la inoculación de AstraZeneca en mayores de 60 años. A juicio de estos expertos, de acuerdo con una idea que también comentó ayer Rafael Cofiño, la evidencia científica actual parece avalar la administración de este suero a gente de mayor edad. Y esa posibilidad, teniendo en cuenta el envejecimiento de la población, sería un giro importante en Asturias. Si, por ejemplo, se aprobase la inoculación con AstraZeneca hasta los 70, esos cinco años de margen permitirían “intercambiar” las dosis de Pfizer de este tramo a personas más jóvenes. Serviría, por ejemplo, para cubrir la inmunización de trabajadores esenciales y prioritarios que se hayan quedado a la cola.

Una sola dosis, un riesgo asumible. Dejar a los vacunados con una dosis tampoco supondría un gran riesgo inminente, ya que la protección estimada con el primer pinchazo “es de alrededor del setenta por ciento”, ahondan estos expertos. Después, podría plantearse esa opción de la segunda dosis voluntaria. Todas las vacunas son opcionales, pero en este caso habría que activar un sistema algo más cuidadoso, ya fuera con una especie de declaración responsable por parte del paciente (para garantizar que conoce el posible riesgo) o inoculando a quienes lo pidan expresamente. La tercera hipótesis, la de poner de segundas una vacuna diferente, parece “algo arriesgado” de forma inmediata por la falta de estudios definitivos sobre su eficacia.

¿Los menores de sesenta sin vacunar? Ahora bien, lo que queda aún muy en el aire es cómo se van a vacunar a los trabajadores esenciales de menos de 60 años que aún no han recibido ninguna dosis. Con AstraZeneca ahora mismo descartada, derivar a estos tramos de edad dosis de Pfizer y Moderna se antoja “complejo” en plena campaña de protección a septuagenarios y a las puertas de comenzar a inmunizar a enfermos de alto riesgo. “No parece que haya suficientes ahora mismo, pero sí podría ganarse terreno si el límite de edad de AstraZeneca sube”, opinan los sanitarios. Son, no obstante, conscientes de que esta medida no causaría muy buena prensa. “Con toda la confusión que hay al respecto, muchos mayores creerán que se les está poniendo a ellos una vacuna que no se quiere poner a los jóvenes, pese a que los motivos reales son pura evidencia científica”, señalan.

Nueve de cada diez mayores de ochenta. En medio de todas esas incógnitas, la campaña asturiana de vacunación ya alcanza a casi nueve de cada diez mayores de ochenta años con al menos una dosis –78.725 personas– y cerca de la mitad del colectivo plenamente inmunizadas con las dos, 43.798. La primera dosis de AstraZeneca está a punto de finalizar con los asturianos de 65 años y el Principado prevé dejar listos también esta semana a los de 64. Antes de conocer la autorización del suero de la Universidad de Oxford hasta los 69 años, la estrategia asturiana preveía ir descendiendo desde los 63 hacia los 61.

Los crónicos, esta semana. Los próximos movimientos prevén vacunar esta semana a una parte del colectivo de enfermos con patologías de alto riesgo, unos 20.000 entre pacientes de diálisis, trasplantados y personas con síndrome de Down de más de cuarenta años, a los que se administrarán los sueros de Pfizer o Moderna. Con respecto a otros pacientes crónicos, como los oncológicos o hematológicos, “que tienen otras características” propias que obligan a hacer otras valoraciones, la directora gerente del Sespa, Concepción Saavedra, precisó que necesitan la intervención de sus médicos, que serán quienes se ocuparán de elaborar los listados y de citarlos y vacunarlos, por lo que su inmunización se materializaría “a partir de la semana que viene”.

¿Cuándo te vacunarás en Asturias?

Selecciona tu edad

¿Eres trabajador sociosanitario?

¿Trabajas o vives en un centro de mayores?

¿Perteneces a algún Cuerpo o Fuerza de Seguridad del Estado?

¿Eres personal docente?

¿Tienes alguna enfermedad de riesgo?

¿Has pasado el covid?

Muchos de los citados de 64 y 65 años no acudieron estos días por miedo, asume Salud

El miedo a AstraZeneca se siente en los puntos de vacunación asturianos. Desde el pasado miércoles, al ritmo de las noticias sobre los vínculos de la vacuna anglosueca con los episodios esporádicos, graves y raros de trombosis venosas cerebrales, “muchas de las personas citadas de 64 y 65 años no acudieron”. La directora gerente del Servicio de Salud del Principado (Sespa), Concepción Saavedra, encuentra relación “probable” entre las negativas y “esta situación” en la que la vacuna de Oxford va y viene de un colectivo de población a otro entre informaciones sobre sus supuestos efectos secundarios. El Sespa sorteó esa eventualidad llamando a otras personas de esos tramos de edad para avanzar en la vacunación y tratando de infundir “tranquilidad” respecto a la seguridad de la vacuna. En el grupo de edad por encima de los 60 años, abunda Saavedra, “los estudios demuestran que los riesgos son casi inexistentes y queremos transmitir seguridad”. La situación la confirma el sindicato de profesores ANPE, que en un comunicado denunció ayer que “la mala reputación de la vacuna ha generado una situación de incertidumbre difícilmente subsanable entre el profesorado. Muchos docentes que tenían previsto vacunarse estos días deciden ahora no hacerlo”. La organización emplaza “a las autoridades sanitarias y educativas a clarificar con instrucciones precisas y veraces las dudas del profesorado” respecto a los riesgos o a su horizonte de vacunación y lamenta que en este asunto la Consejería de Educación esté “desaparecida”.

“El riesgo es medido y mínimo”, dice la alcaldesa de Gijón

La alcaldesa de Gijón, Ana González, aseguró ayer que el riesgo asociado a la vacuna es “medido, calculado y mínimo”, equiparable a las contraindicaciones de “cualquier medicación”. En la comisión de Servicios Sociales, el Ayuntamiento prometió mediar para “agilizar” la vacunación de los colectivos postergados por un un supuesto fallo burocrático que impidió inscribir a policías, bomberos y educadoras infantiles.

Compartir el artículo

stats