“Celebramos el Día Internacional de los Monumentos y Sitios mientras nuestro patrimonio histórico y cultural está siendo esquilmado y privatizado”. Esta es la advertencia que lanzó ayer el Grupo Inmatriculaciones Asturias, que, con motivo de la efemérides aprovechó para recordar que desde 1946 la ley Hipotecaria “permite a los obispos inmatricular a su nombre bienes de todo tipo sin aportar título alguno de propiedad”. Por ello, reclamaron “hacer públicos todos los bienes inmatriculados por la iglesia desde esa fecha y anular las inscripciones realizadas desde 1978”.