Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias solo logra relevo para 17 de los 60 médicos de familia que se jubilan

Se mitiga la escasez de facultativos de hospital: el Principado contrata a más recién titulados que otros años y repuntan los aspirantes de fuera

Centro de salud.

La solución a la crisis de la atención primaria en Asturias se complica. La escasez de médicos de familia se agudiza. A lo largo de este año 2021, está previsto que en los centros de salud se jubilen unos 60 facultativos. Como contrapartida, el Servicio de Salud del Principado (Sespa) sólo ha logrado fichar a 17 de los 27 especialistas en medicina de familia que acaban de concluir su formación en la región. Más benigno, dentro de la escasez generalizada, es el panorama de los hospitales. La Administración sanitaria ha conseguido captar a un mayor número de especialistas recién titulados que en años precedentes y, además, se registra un repunte de los médicos de fuera de Asturias que se inscriben en las bolsas de demandantes de empleo.

Estas tendencias no son nuevas y los números son tercos. En el trienio 2021-2023 cumplen la edad de jubilación 190 médicos de la red de atención de primaria del Principado. Un estudio llevado a cabo en 2017 por la Consejería de Salud ya anunciaba que en medicina de familia se jubilarían hasta el año 2025 unos 473 profesionales. Y añadía que, si no crecía la cifra de especialistas que se forman en la región, en 2020 habría problemas para reemplazar al medio centenar de médicos de familia que se retirarían ese año. La predicción se ha cumplido, y en 2021 el problema se ha acentuado.

Es cierto que algunas soluciones se han puesto en marcha. Ha habido un aumento de las plazas MIR para formar a médicos de familia. En estos incrementos se ha dejado ver la mano de la exministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, y del secretario general de Sanidad, Faustino Blanco, ambos asturianos, quienes durante su gestión impulsaron el aumento de puestos para dar respuesta a la escasez de profesionales sanitarios en Asturias y en el conjunto de España. Sin embargo, los resultados aún no han llegado.

Este año han concluido su formación en el Principado 152 especialistas. De los 27 residentes de medicina de familia que han acabado, 17 se incorporarán a los centros de salud de Asturias. Los 10 restantes han optado por los servicios de urgencias de los hospitales o por irse a trabajar fuera de la región. Que vengan médicos de familia de otras latitudes es improbable, porque la escasez es generalizada en toda España y en el conjunto de Europa.

“La atención primaria va a pasarlo muy mal en los próximos años. Tenemos un enorme problema de recursos humanos, y particularmente de médicos”, declaró ayer Javier Alberdi, presidente del Sindicato Médico de Asturias (SIMPA). A su juicio, “Asturias no es atractiva para los médicos; si no, no se quedarían solo 17 en atención primaria”.

Alberdi destaca un dato adicional: “En los últimos años, se han marchado 4.000 médicos de España. No somos un país competitivo, y por eso se marchan los médicos”. Este dato tiene una gravedad notable, indica el presidente del SIMPA: “Formar a un médico supone seis años de carrera, uno de MIR y cuatro o cinco de especialidad: en total, once o doce años”.

¿Y por qué sucede lo que sucede? “No solo influyen los factores retributivos, hay otros”, asevera Alberdi. El máximo responsable del Sindicato Médico evoca lo acontecido en una situación de falta de facultativos en la Comunidad de Murcia, hace unos años, para cubrir las guardias de Nochebuena y Navidad: “Anunciaron en los medios de comunicación que las pagarían a 1.200 euros, y hubo bofetadas entre los candidatos”.

En los últimos años, en Asturias estaba aumentando el número de médicos de familia que optaban por retrasar la jubilación y no poner punto y final a los 65 años. “Eso está dejando de suceder porque con unas condiciones de trabajo tan abusivas la gente revienta”, señaló Alberdi.

Más especialistas de fuera

En cuanto a los hospitales, “en la mayoría de las especialidades las bolsas de demandantes de empleo siguen muy ajustadas o con déficit”, señala José Antonio Vidal, responsable de la sección de atención especializada del SIMPA. Las de mayor escasez siguen siendo las habituales: anestesia, radiodiagnóstico, dermatología, otorrino, urología, ginecología... “En estas, todos los médicos hallan trabajo en cuanto terminan la especialidad”.

Este año, en Asturias hay dos noticias positivas. Por una parte, “se han inscrito más profesionales de fuera en las bolsas de especialistas, quizá un 10 por ciento del total, que es mucho; otra cosa es que después reciban ofertas atractivas”, indica José Antonio Vidal. Por otra, de los especialistas de hospital que han culminado su formación en Asturias han decidido irse fuera “menos que otros años: en este caso entre el 20 y el 30 por ciento”. Otros años “se llegaba al 40 por ciento”.

El responsable de atención especializada del SIMPA admite que el Sespa “está ofertando plazas en buenas condiciones, pero más bien en las alas, que resultan menos atractivas para los médicos”. Vidal recomienda a las autoridades sanitarias “impulsar una planificación a largo plazo que fidelice a los profesionales”. En esta línea, el dirigente sindical considera “un error que la Consejería de Salud haya olvidado el proyecto anunciado antes de la pandemia de definir los puestos de difícil cobertura”.

Los MIR claman contra el nuevo sistema de elección de plazas


Varios centenares de aspirantes a puestos de formación sanitaria especializada se concentraron ayer en Madrid (en la imagen), ante el Ministerio de Sanidad, para expresar su rechazo al nuevo sistema de elección y adjudicación de plazas. Convocados por la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), reclamaron la dimisión de la ministra, Carolina Darias. Médicos, enfermeros y otro titulados biosanitarios manifestaron su rechazo rotundo al procedimiento que, entre otros aspectos, prevé la elección y adjudicación de plazas de manera telemática y no presencial como en años anteriores. Los aspirantes defienden que sea presencial o, al menos, “en tiempo real y con garantías” y no a través de una lista cerrada de especialidades.

Compartir el artículo

stats