Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¡Pita, que viene el lobo! Un ingeniero asturiano inventa un dispositivo que alerta al ganadero en caso de ataque

El aparato, sujeto al cuello de vacas o terneros, emite ruido y destellos para espantar al cánido

Arriba, una vaca con el dispositivo en el cuello; en los círculos, el aparato, en distintas posiciones, diseñado por Carlos Tornadijo, que aparece abajo con el dispositivo.

“Hoy en día tenía que existir una solución para los animalistas y para los ganaderos”, sentencia Carlos Tornadijo, ingeniero informático originario de Cangas del Narcea. Este asturiano dice haber dado con una fórmula para evitar los ataques de animales salvajes al ganado y, a su vez, no exponer a estos animales a posibles consecuencias por sus hábitos contra las reses.

Tornadijo ha diseñado un dispositivo que, sujeto al cuello de vacas o terneros, puede alertar al ganadero de la presencia de depredadores y, de paso, ahuyentarlos. “El aparato se activa mediante la alteración del ritmo cardiaco de la vaca y emite una luz y unos sonidos que hacen que los lobos o cualquier animal salvaje se aleje”, explica el ingeniero cangués. Y esos mismos sonidos no afectan al ganado pues, como explica el asturiano, “se ha probado que la mayor parte de estos animales están acostumbrados a ruidos fuertes”.

La iniciativa surge cuando Tornadijo, que a sus 44 años ha alternado su trabajo en una empresa “startup” de Oviedo y sus estudios a distancia de Ingeniería Informática, tuvo que realizar un trabajo de fin de grado (TFG) para terminar la carrera. El TFG fue realizado en la UNED -ETS de Ingeniería informática-Departamento de Sistemas de Comunicación y Control.

Conocedor de la constante problemática de los animales salvajes en Asturias, y en especial en su concejo natal, decidió llevar su TFG más allá. Como todo proyecto, tiene detrás una “gran base documental” y no quiere “dejar a nadie atrás”.

Por esa razón, el dispositivo no va a usar el internet ni la red habitual, sino que funciona a través de una red de bajo consumo, comúnmente conocida como “el internet de las cosas” (LoRa). “En Asturias hay muchos pueblos en los que no hay ni cobertura ni internet”, explica el asturiano. “Por eso este dispositivo va a usar esta red que, sin necesidad de una fuerte conexión, enviará los avisos a un router que puede estar en la casa del ganadero o, si la Administración se interesa, podrá tener un lugar cerca de una torre eléctrica para avisar a más ganaderos cercanos”, agrega.

El dispositivo recoge también cuestiones que ya estaban disponibles para los ganaderos. “Desde su propia casa, el dueño puede ajustar los parámetros de los aparatos y comprobar la ubicación del animal en tiempo real a través de una página web que va implícita en el proyecto”, comenta Carlos Tornadijo. “También está pensado el hecho de que algunos animales pueden ser más sensibles que otros y una vaca podría no estar sufriendo un ataque, pero, al estar nerviosa por alguna razón, haría saltar el dispositivo. Para eso funcionan los parámetros, para que el ganadero pueda cambiarlo a su gusto”, añade.

“Es una idea económica, pues con que dos o tres de las vacas lleven el dispositivo, su radar es lo suficientemente grande como para avisar a otro aparato de un ganado cercano”, señala. Así, se podría alertar de un peligro de una finca a otra antes “de lamentar cualquier desgracia”.

El proyecto está ahora inmerso en fase de pruebas. Los vecinos de Villarmental, en Cangas del Narcea, fueron los candidatos para ello y Carlos Tornadijo se muestra “muy agradecido” por su colaboración. “Es uno de los pueblos con malas conexiones, tanto por carretera como por red, por tanto reunía todos los inconvenientes con los que el dispositivo tiene que lidiar”, explica.

Actualmente, a Tornadijo le espera un proceso de prueba “largo”. “Se trata de las pruebas para ahuyentar a los animales. Sabemos que funciona a la perfección la ubicación y el sistema de aviso, pero aún quedan pruebas para comprobar que, además de alertar al ganadero, también va a evitar de forma satisfactoria el ataque de lobos u otros animales ahuyentándolos”, sentencia.

Tornadijo tiene intención de mostrar el dispositivo a las empresas con el objetivo de comercializarlo. “La tecnología puede terminar con esta problemática”, proclama optimista el cangués, dispuesto a solucionar un viejo conflicto de la Asturias rural.

Compartir el artículo

stats