Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La "revolución digital" que prepara la sanidad asturiana: videoconsultas y más acceso en red al historial, recetas y resultados

La nueva aplicación “Mi Astursalud” digitalizará la relación del paciente con el Sespa y agilizará trámites como los de la incapacidad laboral

Videoconsulta.

El Gobierno autonómico quiere impulsar las nuevas tecnologías en su sistema sanitario. Por ejemplo, las videollamadas no se quedarán en una mera anécdota comunicativa de los tiempos del confinamiento; han llegado para quedarse y expandirse en la atención al ciudadano. El Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) ha iniciado el camino para hacer posible las consultas médicas por videoconferencia. Una vez aprobado en el consejo de gobierno, el Sespa ha arrancado un proceso de licitación para el desarrollo, implantación, puesta en marcha y mantenimiento de la carpeta “Mi Astursalud”, un portal que tendrá como objetivo “fortalecer la relación ciudadano-profesional sanitario”. El programa, con siete fases distintas de desarrollo, facilitará a la gente el acceso a la información de los servicios sanitarios y sobre su propio estado de salud, así como realizar diferentes trámites, estar en contacto con su médico y solicitar prestaciones, en un entorno “libre de vulnerabilidades y brechas de seguridad”.

La partida destinada a esta iniciativa, que se ejecutará hasta 2025, asciende a 1.367.227 euros y cuenta con la financiación del fondo europeo de ayudas a la recuperación para la cohesión y los territorios de Europa. El proyecto, a cuya adjudicación podrán aspirar empresas hasta el 10 de septiembre, permitirá a los asturianos llevar a cabo desde sus casas todo tipo de procesos sanitarios, tales como la anulación de una cita, comprobar sus datos médicos, recibir un certificado de incapacidad laboral o solicitar pruebas analíticas. Pero lo que más llama la atención es la introducción de las consultas médicas online, videoconferencias en las que el paciente estará en contacto directo con su médico o enfermero, quienes, vía telemática, podrán resolver sus dudas e, incluso, permitirá la emisión de recetas a través de la plataforma. Además, “Mi Astursalud” contará con un espacio que albergará vídeos y textos introducidos por los sanitarios sobre diferentes especialidades (higiene dental, diabetes, control del embarazo, etc.) para ayudar al paciente en el autocuidado doméstico.

El programa sirve de hoja de ruta para la modernización de las tecnologías en el ámbito sanitario. No solo se podrá acceder a la plataforma vía ordenador, sino que la empresa que se lleve el contrato deberá desarrollar una aplicación móvil que se caracterizará por su “sencillez, su facilidad de uso, su rapidez y su accesibilidad a personas con diferentes discapacidades”. Además, podrán acceder a ella tanto los ciudadanos como el profesional asistencial, el profesional administrativo, y los encargados del soporte del sistema. Y lo harán mediante dos tipos de servicios: uno al que se pueda acceder con los datos personales y otro que, por su carácter más sensible, exigirá que quienes los usen dispongan de certificado digital, DNI o clave de acceso.

Tras la finalización de todas las fases de desarrollo, la web dispondrá de un panel de inicio con “una vista 360” de su información. Será “muy intuitiva”. El usuario podrá personalizar su plataforma seleccionando los componentes, apartados y conjuntos de datos a mostrar para que su navegación sea lo más accesible posible. Adicionalmente, se podrán establecer diversos enlaces directos para tener en pantalla las operaciones más repetidas por el usuario.

El proyecto adjudicado tendrá una duración estimada de cuatro años y las empresas que opten a su desarrollo deberán cumplir con unos requisitos de solvencia económica y financiera, además de acreditar su desempeño técnico o profesional en materias similares a la solicitada. Por otra parte, deberán incluir en el programa todos los elementos de software y servicios necesarios (análisis, diseño, desarrollo, pruebas, instalación, y configuración de la solución a implantar, incluyendo las integraciones con otros sistemas), su instalación en el Centro de Proceso de Datos (CPD Asturcón) del Principado de Asturias y su puesta en marcha. Además, deberán asegurar la asistencia técnica y el mantenimiento posterior a la puesta en marcha de “Mi Astursalud” durante los dos años posteriores a su implantación.

Compartir el artículo

stats