Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los médicos de atención primaria se rebelan contra la burocracia

Los facultativos de los centros de salud acusan a los hospitales de no asumir los trámites de los que les descarga el Sespa

Concentración de médicos de Atención Primaria ante Presidencia. Irma Collín

Los médicos asturianos de atención primaria quieren que las promesas de descargarles de tareas burocráticas se hagan realidad cuanto antes. Un grupo de facultativos inicia hoy una campaña de “rebelión” frente a las funciones administrativas porque entienden que el plan elaborado por el Servicio de Salud del Principado (Sespa) no se está aplicando desde los hospitales. En consecuencia, quieren forzar el cumplimiento de los compromisos de la Administración sanitaria.

En las paredes de los centros de salud, los usuarios se encontrarán desde hoy con una serie de carteles y pasquines con un mensaje prioritario: hay una serie de trámites –relativos a revisiones y analíticas, entre otros– que deben ser resueltos en el hospital; de lo contrario, los pacientes deben dirigirse al Servicio de Atención al Ciudadano (SAC) emplazado en el propio hospital. ¿Y por qué? Porque “desde las consultas de atención primaria, por la sobrecarga de trabajo y ante la falta de personal, no podemos resolver esas incidencias”, indica uno de los carteles.

El pasado mes de julio, la gerencia del Sespa elaboró un documento de medidas desburocratizadoras en la red de primaria. “El compromiso era ponerlo en vigor el día 1 de octubre”, señalan los promotores de la protesta. “Ha transcurrido ese plazo y, aun reconociendo el esfuerzo por parte de la gerente publicitando el documento y manteniendo reuniones con los jefes de servicio de los hospitales de Asturias, el compromiso no se ha cumplido”, agregan. Según los médicos, en la mayor parte de los casos, o bien esas instrucciones “no se han transmitido”, o bien los miembros de esos servicios hospitalarios “no las cumplen a pesar de haberlas recibido”.

Como es bien conocido, a raíz de la llegada de la pandemia de covid-19, los facultativos de los centros de salud redoblaron sus protestas ante lo que consideran “una situación de lamentable sobresaturación”. La exigencia de ver reducida la carga burocrática fue bien acogida por la Consejería de Salud. Los médicos resumen su caballo de batalla en esta frase cargada de ironía, que atribuyen a sus colegas especialistas de hospital: “Vaya a su médico de cabecera, que puede mirarle el resultado, dar la cita para mí, tramitar la analítica para su revisión conmigo, pedirle una ambulancia programada para acudir a consultas externas...”.

Según los médicos de primaria, el paciente tiene derecho a salir de su cita hospitalaria “con todos esos trámites resueltos, y no ser obligado a dar vueltas por un sistema saturado e ineficaz”.

Compartir el artículo

stats