Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "infortunio" del argayo mortal en Tineo: piedras de 2.000 kilos se desprendieron justo cuando pasaba el coche

El Principado explica que una fractura en una ladera de pizarra a 200 metros de altura sobre la carretera generó el deslizamiento de rocas de gran tamaño

El argayo en Soto de la Barca (Tineo) que causó un fallecimiento.

Un "infortunio". Así calificaron alcaldes del Suroccidente y el consejero de Desarrollo Rural del Principado el trágico accidente que se produjo por un argayo en el corredor del Narcea, cerca de Soto de la Barca (Tineo). El responsable del Principado, Alejandro Calvo, acudió esta mañana a la zona del incidente mortal junto a los alcaldes de Tineo (José Ramón Feito), de Cangas del Narcea (José Víctor Rodríguez) y de Allande (José Antonio Mesa). Este último, regidor del concejo donde residía la víctima mortal, se expresó especialmente dolido por lo sucedido. “Es lamentable levantarse un domingo con la noticia del fallecimiento de un vecino en estas circunstancias tan complicadas, cuando el infortunio hace que cuando pasa un vehículo se produzca el desprendimiento. Esperemos que los heridos evolucionen favorablemente. Y hay que transmitir todo el apoyo a los familiares. Lo lamentamos mucho, de verdad”, afirmó Mesa, quien aseguró que la familia que ha sufrido la pérdida "es muy conocida" en el concejo.

Alejandro Calvo explicó la compleja situación generada por las intensas lluvias del temporal en la zona del argayo. "Hay una fractura en la roca de pizarra situada a más de doscientos metros sobre la carretera y ha hecho que hayan corrido rocas de gran tamaño, algunas sobrevolando la propia calzada, golpeando al vehículo y que ahora impiden el tráfico", señaló, recalcando las dimensiones del material desprendido. "Hemos visto rocas de 2.000 kilos", aseguró, aclarando que "el volumen total" del materia argayado "no lo sabemos aún, aunque sí vemos el tamaño de las rocas y sus dimensiones".

Calvo, que también quiso enviar el pésame a la familia de la fallecida y sus deseos de pronta recuperación para los heridos, describió la complejidad de esa zona por la que transita la AS-15 y comparó el desprendimiento con otro ocurrido el año pasado en Calabazos. "Ante una situación de estas dimensiones es prácticamente imposible poder evitarlo", indicó, haciendo hincapié en que "para rocas como las que hemos visto de 2.000 kilos es prácticamente imposible poder plantear una solución completa" que controle los desprendimientos.

También recalcó que la fractura de la pizarra se produjo a más de doscientos metros de altura sobre la vía, "fuera del dominio público de la carretera". E insistió en que lo primero, antes de poder iniciar actuaciones para solventar el corte vial, es "garantizar la seguridad" en la zona, para la que se dan "48 horas" ante las inclemencias del tiempo y la dificultad y peligrosidad para el acceso a la zona de la fractura.

Compartir el artículo

stats