Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se complica la salida por tren a la Meseta: la rampa de Pajares seguirá inutilizada varios días

Aún se trabaja en la retirada de la locomotora y los vagones accidentados en un túnel

La locomotora impactada en el túnel.

Las previsiones más esperanzadas de Renfe y Adif no van a verse cumplidas y la rampa de Pajares no volverá a abrir al tráfico ferroviario durante la jornada de hoy, ni es posible que en las horas siguientes. La retirada del convoy de mercancías que el pasado lunes impactó con un argayo en la entrada de un túnel de la línea convencional León-Gijón, en las proximidades de la localidad de Puente de los Fierros, se van a demorar más de lo que quisieran los administradores de la vía. El accidente lo sufrió un convoy formado por una locomotora -que quedó descarrilada y empotrada en el hastial del túnel nº 73 de la línea- y cinco vagones. Y aún se trabaja en desocupar la vía y solventar los desperfectos que se hubieran podido ocasionar.

Renfe tiene establecido un plan alternativo de transporte por carretera entre Gijón y Oviedo y León, en ambos sentidos, para los viajeros de los trenes Alvia que comunican Asturias con la Meseta. El plan se mantendrá hasta que se reanude la circulación y podría suponer un trastorno importante para los viajeros que tienen previsto el desplazamiento a Asturias por el puente.

Los trenes de Media Distancia entre Gijón y Valladolid, uno diario por sentido, circulan hasta Busdongo (León) cuando avanzan en dirección a Asturias. El resto del trayecto, en caso de que haya viajeros, se realiza con el plan de transporte por carretera de los Alvia. En dirección Valladolid también se transporta a los viajeros en autobús hasta Busdongo. En cuanto a la línea C1 de Renfe Cercanías, que realiza el trayecto Gijón-Puente de los Fierros, en la actualidad termina su recorrido en Pola de Lena, y desde allí se transporta por carretera a los viajeros hasta la estación fin de trayecto.

Adif ha movilizado a todo su personal disponible y un tren taller desde la base de Lugo de Llanera para retirar el material no descarrilado y su carga, así como para la reparación de la infraestructura, que ha resultado “seriamente dañada”, asegura. “Las tareas de retirada del material siniestrado y reparación de la infraestructura podrían verse dificultadas si se complica la situación meteorológica”, añade el administrador ferroviario.

El siniestro ha provocado la reacción de los comités de empresa de Renfe y Adif que ya avanzaban que las labores iban a ser complicadas.

Compartir el artículo

stats