Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Huye uno de los asesinos de Alfonso Moñux, letrado de la “operación Pípol”

Cumple una condena de diez años en la prisión madrileña de Navalcarnero por participar, junto a otros siete sicarios, en el asesinato del abogado Alfonso Díaz Moñux, conocido por ejercer la defensa de narcotraficantes como Sito Miñanco y el hijastro de Laureano Oubiña, David Pérez Lago. Pero el colombiano Ibrahim Arteaga, alias “El Negro”, está ahora en paradero desconocido. Moñux fue uno de los abogados del juicio de la “operación Pípol”, que involucró a José Emilio Suárez Trashorras, el exminero avilesino de los explosivos de los atentados del 11-M, y a su cuñado Antonio Toro.

El pasado 23 de noviembre debía regresar al centro penitenciario, tras disfrutar de un permiso para trabajar temporalmente, pero no lo hizo. Un día después, la sección número 16 de la Audiencia de Madrid decretó su busca y captura. Arteaga era, según probó la justicia, un “asesino a sueldo”, uno de los ocho (cuatro españoles y cuatro colombianos) que aceptaron y llevaron a cabo el encargo de ejecutar a Díaz Moñux en pleno centro de Madrid el 18 de diciembre de 2008. Moñux estaba con su pareja, la abogada Tania Varela, exnovia de Pérez Lago.

Compartir el artículo

stats