Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dolores Escudero Augusto Jefa de la UCI del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)

“Ha aumentado la llegada de no vacunados de covid a la UCI: ahora son el 50%”

“Nuestros enfermos de coronavirus son hombres en su mayoría, con una media de 65 años y un factor de riesgo muy destacado: la obesidad”

Dolores Escudero, en la UCI del HUCA. | Irma Collín

Dolores Escudero Augusto dirige la unidad de cuidados intensivos (UCI) del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). En esta entrevista, analiza la situación de la sexta ola de la pandemia de covid-19 desde su atalaya de un área de enfermos críticos de gran envergadura y que en noviembre de 2020 llegó a albergar a 92 infectados por coronavirus.

–¿Cuál es la situación de la UCI del HUCA en cuanto a la pandemia de covid-19?

–Ahora mismo tenemos 41 enfermos de covid ingresados.

–¿Cuál es el perfil?

–El perfil no ha cambiado sustancialmente. La mayoría son hombres y la edad media ronda los 65 años. Entre los factores de riesgo destaca mucho la obesidad, como en olas previas y como en la gripe, y también otras comorbilidades de las que llevamos mucho tiempo hablando: la hipertensión, la diabetes, otras enfermedades que provocan imunodepresión, trasplantados...

–¿Cuál es la distribución entre vacunados y no vacunados?

–El 50 por ciento de los enfermos covid que tenemos ahora en la UCI están sin vacunar.

–Ese porcentaje ha ido cambiando...

–Desde luego. Antes teníamos más gente vacunada y ahora cada vez mayor proporción de los ingresos son de gente sin vacunar.

–¿Esto significa que la vacuna protege?

–Naturalmente que protege. Y muchísimo. Lo vemos claramente. En noviembre de 2020 llegamos a tener 92 pacientes covid, y ahora tenemos 41. A pesar de ómicron y de todo, tenemos muchos menos enfermos ingresados.

–¿Hasta qué nivel de ocupación se puede llegar en las próximas semanas?

–Es una pregunta muy difícil de contestar. Nos hemos equivocado varias veces a lo largo de la pandemia. Esperamos que la ocupación alcance el pico en aproximadamente dos semanas, teniendo en cuenta que una vez pasada la Navidad la máxima interacción social ya ha quedado atrás. Lo previsible es que esto vaya bajando. Si empieza a bajar el cómputo global de hospitalizados, nosotros en la UCI bajaremos también. Estamos preparados para todo, y debemos adelantarnos a lo que pueda venir. Pero nuestra idea es afrontar ahora dos semanas fuertes de seguir aumentando, y a partir de ahí un descenso.

–¿Ha variado la estancia media de los enfermos con relación a las olas anteriores?

–Nuestros pacientes son todos graves. La estancia media de los enfermos no ha variado, son unas tres semanas, que es lo habitual cuando precisan intubación y ventilación mecánica. Eso no baja. Lo positivo es que estamos sacando pacientes de alta. Por eso el balance neto es manejable, salvo que nos llegara un acúmulo de ingresos muy importante.

–¿Y teme que llegue ese acúmulo?

–Hasta el momento, no hay tantísimos ingresos como olas precedentes, ni mucho menos. En la segunda ola, en otoño del año 2020, llegamos a tener once ingresos de covid al día, que es mucho para una UCI. En esta sexta ola, los días que más hemos tenido son cuatro o cinco.

–¿Han cambiado los protocolos de tratamiento?

–Los tratamientos son los mismos, no han cambiado: corticoides, intubación, ventilación mecánica, medidas generales y pronar (poner boca abajo) a los pacientes que lo necesitan...

–¿Qué singularidades observan en los pacientes infectados por ómicron?

–Hasta ahora, la inmensa mayoría de nuestros pacientes son de la variante delta. A la UCI nos han llegado pocos enfermos con ómicron, y los que han llegado son muy parecidos a los de otras variantes.

–¿Eso es porque a los de ómicron no les ha dado tiempo a llegar todavía, pero llegarán, o porque son casos menos graves?

–Hay expertos que consideran que ómicron es menos agresiva, menos invasiva. Y hay otros que sostienen que hay que esperar. La duda estriba en si ómicron es intrínsecamente menos agresiva o si las vacunas están preservándonos de la enfermedad grave. Las dos cosas pueden ser. Se están analizando datos de todo el mundo. En general, parece que la tendencia de ómicron es que produce cuadros más leves, pero también hay que tener en cuenta que la inmensa mayoría de la población está vacunada, muchos de ellos con las tres dosis. Lo que sí saben los virólogos es que los virus evolucionan a ser más contagiosos y menos letales.

Compartir el artículo

stats