Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Pandemia o endemia? Los expertos afirman que todavía no estamos en esa fase

El covid-19 podría convertirse algún día en una enfermedad endémica como la gripe | La explosión de casos demuestra que seguimos en una crisis sanitaria global

Nadie sabe con absoluta certeza qué ocurrirá con el covid-19. Las hipótesis más optimistas hablan de que, en un futuro, el coronavirus responsable de esta pandemia podría convertirse en un virus endémico. En una de esas enfermedades que nunca desaparecen pero que, en el fondo, ya no trastocan el día a día de toda la población. Como la gripe en su momento. Pero, esperanzas a parte, la realidad es que todavía no sabemos ni cuándo ni cómo ocurrirá esta transición. «El covid-19 podría volverse una enfermedad endémica, pero no ahora. No a corto plazo», explican varios expertos interpelados por este diario.

Antes de entrar en el debate sobre el futuro del covid-19 vale la pena recordar, brevemente, el pasado de esta crisis sanitaria. Las primeras noticias sobre el covid-19, hace ahora dos años, hablaban de este virus, por entonces desconocido, como un «misterioso brote de neumonía» que afectaba a una decena de pacientes en la ciudad china de Wuhan. Semanas más tarde, cuando parecía que todos los casos detectados eran en la región de Hubei, el covid-19 se catalogó como epidemia. El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó este coronavirus a la categoría de pandemia global, tanto por la explosión de casos como por el elevado número de casos detectados y el gran impacto sanitario provocado por esta enfermedad.

Una de las hipótesis sobre el futuro del covid-19 plantea que, con el tiempo, este virus podría convertirse en una enfermedad endémica. Esto implicaría que el virus jamás desaparecerá del todo pero que, a diferencia del contexto actual, su impacto será mucho menor. Es decir, menos casos y más gestionables. Sin restricciones extraordinarias y con posibilidad de volver a la vieja normalidad. Según explican los expertos, este escenario podría lograrse en algún momento. Aunque, por ahora, no está claro ni cómo ni cuándo llegaremos a él.

Balance pandémico

En estos momentos, según coinciden varios epidemiólogos interpelados por EL PERIÓDICO, el covid-19 sigue siendo una pandemia. El virus se sigue expandiendo en prácticamente todo el mundo. La irrupción de ómicron ha disparado los contagios y las reinfecciones y ha vuelto a saturar al sistema sanitario. «Ahora mismo en el mundo hay más casos que nunca de covid-19. En España la incidencia está en torno a los 3.000 casos por cada 100.000 habitantes. Esto equivale a casi un 3% de la población infectada en tan solo dos semanas. Ninguna enfermedad endémica deja cifras tan astronómicas de contagios ni genera un impacto sanitario de este nivel», resume Joan Caylà, miembro de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE).

Hoy por hoy, con 310 millones de casos diagnosticados y 5,5 millones de defunciones en tan solo dos años, el impacto del covid-19 sigue estando muy por encima de las cifras que dejan otras endemias. A modo de ejemplo, las enfermedades endémicas en España como las infecciones de transmisión sexual, el sida y la tuberculosis suman en un año menos casos que el covid-19 en la primera semana de enero. Según datos del Ministerio de Sanidad, en 2019 se notificaron alrededor de 36.000 casos de ETS (gonorrea, sífilis y clamidia), 3.244 nuevos diagnósticos de VIH y 4.286 infecciones de tuberculosis en el país. En las primeras semanas del 2022, el covid-19 ha sumado un millón y medio de infectados.

El covid-19 no solo es el virus que más contagios ha provocado en la historia reciente de nuestra especie sino que, gracias a ómicron, también es el que más rápido se propaga. Tanto que, según advierte la Organización Mundial de la Salud, en tan solo unas semanas podría infectar al 50% de la población europea. «Es posible que, en algún momento, el covid-19 se vuelva una enfermedad endémica con la que podamos vivir de manera controlada. Pero ahora mismo ni estamos en este escenario ni esperamos que ocurra a corto plazo» argumenta Manuel Franco, epidemiólogo de la Sociedad Española de Salud Pública (SESPAS).

La ‘gripalización’ del covid

«Hablar de endemia cuando tenemos las tenemos las cifras de contagios más altas de toda la pandemia es, cuanto menos, aventurado. Especular sobre el futuro de este virus es todavía más complicado porque no sabemos si surgirán otras variantes, cómo avanzará la inmunidad de grupo o qué impacto tendrán las reinfecciones», añade el investigador, afiliado a la Universidad de Alcalá y a la Johns Hopkins. Caylà, por su parte, también descarta que el covid-19 se convierta en un virus estacional, como la gripe, porque viendo los datos del año pasado queda claro que las oleadas de infecciones se pueden producir en cualquier momento del año.

«El covid-19 podría volverse una enfermedad endémica, pero no ahora. No a corto plazo», esgrime el epidemiólogo Daniel López Acuña, ex asesor de la Organización Mundial de la Salud. Según explica este experto, el indicador clave para entender que esta enfermedad se está volviendo endémica (y controlable) es el número de casos. Cuando se consiga cortar la transmisión comunitaria, la incidencia esté por debajo de 25 casos cada 100.000 habitantes y tan solo se detecten brotes de manera aislada, entonces sí que se podrá considerar que la pandemia está bajo control.

«Si el covid-19 se convierte en una enfermedad endémica no harán falta medidas tan restrictivas para limitar la interacción socia», comenta López Acuña. En este contexto, argumentan los expertos, sí que tendría sentido «gripalizar» la gestión del covid-19. Es decir, cambiar la manera en la que se hace el recuento y el seguimiento de los casos. Sería el caso, por ejemplo, de cambiar los rastreos masivos por equipos de vigilancia que, en vez de contar caso por caso, estudien en profundidad una muestra representativa de los brotes para entender cómo y cuándo se están produciendo.

Dejando de lado los hipotéticos futuros en los que podría desembocar esta pandemia, los expertos piden enfocar el presente con más prudencia. «Debemos ser optimistas porque, gracias a las vacunas, el covid-19 provoca menos muerte y enfermedades menos severas. Pero cuidado con proclamar un optimismo infundado que nos lleve a conductas irresponsables. Si seguimos banalizando el covid, y pensando que la pandemia ha acabado, el virus jamás estará controlado», zanja López Acuña.

Compartir el artículo

stats