Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vacuna evita ocho de cada diez ingresos en planta y nueve de cada diez en UCI

El primer estudio regional señala que las personas sin vacunar ven multiplicado por 8,6 el riesgo de ingresar en cuidados intensivos

Una sanitaria administra una dosis de la vacuna contra la Covid-19. | EP

Primer estudio monográfico de la efectividad de la vacunación anticovid en el Principado. Hasta la fecha, en las personas con pauta completa, la vacuna ha evitado nueve de cada diez ingresos en unidades de cuidados intensivos (UCI) y ocho de cada diez en planta. Esta es una de las conclusiones recogidas en un estudio sobre morbilidad y mortalidad de la pandemia de coronavirus en la región, elaborado por el Observatorio de Salud en Asturias (dependiente de la Consejería de Salud), que abarca estos casi dos años de crisis sanitaria y que está fechado el pasado día 8.

Ingreso en planta.

“La efectividad [de la vacuna] para prevenir hospitalización convencional es del 79 por ciento. Casi ocho de cada diez hospitalizaciones convencionales son evitadas gracias a la vacunación con pauta completa”, señala el estudio. Dicho de otra manera: “Una persona sin pauta completa tiene 4,8 veces más riesgo de ingresar en hospitalización convencional que una vacunada con pauta completa”.

UCI.

En cuanto a los ingresos en unidades de enfermos críticos, la efectividad del suero anticovid para prevenirlos “es del 88 por ciento”. Es decir, “casi nueve de cada diez hospitalizaciones en UCI son evitadas gracias a la vacunación con pauta completa”. O, mirado de otra forma, una persona sin pauta completa “tiene 8,6 veces más riesgo de ingresar en hospitalización en UCI que una vacunada con pauta completa”.

Casi 800 muertos más que el Ministerio.

El informe de la Consejería de Salud desglosa el proceso pandémico no en seis olas, como sucede en el conjunto de España, sino en cinco, bajo el argumento de que en Asturias no hubo propiamente cuarta ola en la primavera de 2021. El estudio actualiza la cifra de muertos por covid en Asturias. Hasta el pasado 27 de diciembre, los cuantifica en 2.986, mientras que el Ministerio de Sanidad reduce esta cifra a 2.208. O sea, 778 menos. ¿Por qué? Porque, desde los primeros compases de la pandemia, los técnicos del Principado no solo contabilizan los muertos “por” covid, sino también los muertos “con” covid.

El perfil medio se rejuvenece.

El informe establece la edad media de los infectados por covid en las diversas olas. En la primera, afectó sobremanera a las personas que vivían en residencias de mayores. Como consecuencia, el promedio de edad fue el más alto de todo el proceso: 62,2 años. A continuación, el perfil de los contagiados evolucionó hacia personas más jóvenes, y alcanzó el mínimo en la ola de junio y julio pasados, cuando la mayor parte de los infectados eran adolescentes y jóvenes que celebraban la llegada de las vacaciones y el verano, y que situaron la media en solo 33,2 años. En la ola actual, el promedio ha vuelto a aumentar hasta 40,5 años.

Más casos en el Nalón y en Gijón.

En la distribución de contagios por áreas sanitarias, la mayor tasa corresponde a la cuenca del Nalón. Es reseñable que la V, la que tiene como cabecera a Gijón, registre más infectados que la IV, encabezada por Oviedo, pese a que la primera tiene unos 34.000 habitantes menos. En los últimos días, la ventaja de Gijón se ha acentuado.

Distribución de los muertos.

En el epígrafe de mortalidad, de los citados 2.986 fallecidos globales, el estudio indica que 1.234 vivían en residencias de mayores y los 1.752 restantes en sus domicilios. Los fallecimientos en residencias fueron trágicamente elevados en las dos primeras olas, y en la tercera ya se redujeron mucho, gracias principalmente a la vacunación, y también a las medidas de seguridad. Al igual que en la incidencia, la tasa de mortalidad más alta corresponde al valle del Nalón, y la segunda al área sanitaria de Gijón.

Compartir el artículo

stats