Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un grupo de asturianos, afectados por un argayo en el Caminito del Rey (Málaga)

“Tardamos seis horas en poder volver al hotel, pero estamos ilesos”, relata una gijonesa

El grupo de turistas, ayer, en el Caminito del Rey, antes del argayo.

Lo que prometía ser una plácida mañana de paseo por la Costa del Sol se convirtió en toda una odisea que a punto estuvo de acabar en desgracia. Un grupo de cincuenta personas, entre los que se encontraban seis asturianos, se vieron sorprendidos por un gran argayo cuando recorrían el Caminito del Rey, un espacio muy conocido en el Paraje Natural del Desfiladero de los Gaitanes, en Málaga. “Estábamos ya terminando, nos debía quedar apenas un kilómetro, cuando al doblar vimos una polvareda tremenda, justo acaban de caer unas rocas al camino”, relata Juani Rodríguez, testigo de lo ocurrido.

El incidente no provocó heridos afortunadamente. “Cinco personas que iban con nosotros habían pasado ya, y una pareja fue la que más cerca lo vio que tuvo que echar a correr para evitar las rocas”, detalla la gijonesa. No obstante, el contratiempo sí motivó un retraso en los planes del grupo. “Estaba previsto llegar al hotel sobre la una y no lo hicimos hasta las siete de la tarde, y había gente hasta de 80 años, que llegaron reventados después de 15 kilómetros al tener que dar la vuelta”, describe.

El derrumbe provocó la intervención de expertos para retirar las rocas, unas labores que fueron “muy dificultosas, porque pesaban mucho con la máquina que tenían no fueron capaces”, detalla Rodríguez.

Compartir el artículo

stats