Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La medida que plantea Asturias para paliar la falta de médicos: recuperar una opción suprimida en 2012

El Principado quiere retomar en los centros de salud y hospitales el trabajo vespertino para facultativos mayores de 55 años exentos de guardias

Una médica realizando atención telefónica en un centro de salud. VÍCTOR ECHAVE

El Servicio de Salud del Principado (Sespa) ofrecerá hacer módulos de trabajo por las tardes a los médicos mayores de 55 años que habían solicitado quedar exentos de realizar guardias nocturnas. Esta es una de las fórmulas elegidas por la Administración sanitaria para contrarrestar la escasez de médicos en la red de Atención Primaria. No obstante, la oferta se hará extensiva a los facultativos de Atención Especializada (hospitales), que antaño dispusieron de esta opción que se les había quitado en 2012. En esta ocasión, el Sespa no hará distingos entre unos y otros. “En los presupuestos de 2022 está incluida una partida para ‘módulos de tarde’”, explicaron a este periódico fuentes sanitarias.

Esta medida del Sespa viene a dar respuesta a una demanda del Sindicato Médico de Asturias (SIMPA), pero llevándola más allá de sus términos iniciales, al afectar también a los centros de salud. La organización sindical esgrimía dos argumentos. Por una parte, que el facultativo que cumpla 55 años y al que resulten gravosas unas jornadas laborales tan extensas no vea drásticamente reducidas sus retribuciones. Por otra, que los médicos que acepten realizar los módulos vespertinos puedan ayudar a los médicos de Atención Primaria que están prolongando su jornada ordinaria por las tardes para poder atender la larga agenda diaria que han de asumir.

Tradicionalmente, los médicos mayores de 55 años podían elegir voluntariamente si hacían guardias o no a partir de las 15.00 horas, que es su hora de salida en la mayor parte de los supuestos. En el caso de Atención Primaria, las de presencia física podían ser por las tardes, hasta las 20.00 o las 22.00 horas; o también por las noches, hasta las 8.00 horas del día siguiente. En los hospitales, solían ser hasta las 8.00 horas, o sea, de 17 horas.

Con la llegada de los ajustes del Gobierno del PP, en 2012, la jornada de los médicos, como la de todos los empleados públicos, aumentó de 35 a 37,5 horas semanales. La Consejería de Salud decidió entonces suprimir estos módulos de tardes retribuidos, al considerar que ese mismo trabajo podía hacerse por las tardes con ese aumento de jornada de 2,5 horas. La mayor parte de los facultativos afectados por esta medida dejó de hacer los módulos vespertinos, pero no volvió a hacer guardias.

Desde la llegada de la pandemia de covid, hace ahora dos años, el Sespa dejó de conceder exenciones de guardias alegando necesidades asistenciales.

La escasez de médicos en Asturias afecta de manera especial a la red de Atención Primaria. Globalmente, en el momento actual, en torno al 60 por ciento de la plantilla de médicos del Sespa tienen 55 años o más.

Días atrás, el consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, anunció en la Junta General del Principado que en el presupuesto de su Departamento para 2022 se incluyen 2 millones de euros para desarrollar el nuevo decreto de Atención Primaria, la exención de guardias de los profesionales mayores de 55 años y los módulos de tarde de Atención Primaria y de la red de uvis móviles. El Consejero también anunció una modificación del decreto 7/2013 para posibilitar la opción voluntaria de realizar actividad por las tardes a los médicos exentos de guardias por tener más de 55 años.

Según los datos facilitados por el titular de Salud, a corto plazo alcanzarán la edad de jubilación 433 médicos asturianos. En el momento actual, hay 115 facultativos que han prolongado de manera voluntaria en el servicio activo.

El Sespa reabrirá a partir de marzo centros de salud para urgencias de manera progresiva

El Servicio de Salud del Principado (Sespa) anunció ayer que aumentará, a partir del próximo mes de marzo y de manera progresiva, los puntos de atención continuada en la red de Atención Primaria que, como consecuencia de la pandemia, se vieron afectados por la reorganización para garantizar la seguridad de pacientes y profesionales frente al covid-19. Según el comunicado difundido por el Sespa, a partir del 7 de marzo se abrirán los puntos de atención continuada de los centros de salud de Campomanes (Lena), Sama y Riaño (Langreo), Soto del Barco, Pravia y Villalegre (Avilés). “La atención a los usuarios en los centros de salud se complementa con las urgencias de los hospitales cabecera de cada área sanitaria”, especifica la nota de la Administración sanitaria.

Compartir el artículo

stats