Ernesto Álvarez-Cascos Paredes, piloto jubilado de la compañía Iberia, falleció ayer en Madrid, de manera inesperada, a la edad de 66 años. Natural de Luarca, el comandante era primo del expresidente del Principado Francisco Álvarez-Cascos. Durante un tiempo ejerció como responsable de seguridad del sindicato de pilotos SEPLA.