Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así afecta la continua (y ahora creciente) presión del covid a la sanidad asturiana: la planificación del verano, en grave riesgo

Los 290 hospitalizados en Asturias suponen casi un 50 por ciento más en siete días y la ola aún no ha tocado techo, según los epidemiólogos

Vistas del Hospital de Cabueñes. MARCOS LEÓN

La presión constante por el covid ha convertido en prácticamente inviables los refuerzos de plantilla que se hacían en la sanidad pública asturiana en épocas concretas, principalmente en los hospitales para la epidemia gripal de cada invierno y en los centros de salud de zonas turísticas para poder cubrir el verano. La séptima ola del covid, desatada a las puertas del verano, vaticina unos meses muy complejos en la región, ya que parte del gremio sanitario está en pie de guerra por los excesos de jornada acumulados desde 2020. Los datos divulgados ayer por el Ministerio de Sanidad confirman los augurios de epidemiólogos. Esta nueva ola, que aún no ha tocado techo, ha causado 290 hospitalizaciones en Asturias en la últimos siete días, una cifra que supone un incremento de cerca del 50 ciento. El consejero de Salud, Pablo Fernández, admitió ayer que el contagio de profesionales sanitarios obligará, casi con toda seguridad, "a suspender actividad programada".

La nueva ola pandémica ha pillado a los hospitales asturianos casi en el peor momento posible: con una escasez absoluta de enfermeras y al inicio de un verano en el que los profesionales adelantan que no darán más concesiones al Sespa. Tras dos años de excesos de jornada peleando contra el covid-19, las vacaciones son sagradas. La falta de personal, sin embargo, ha obligado a las gerencias hospitalarias a volver a cubrir huecos a golpe de excesos de jornada, pidiendo a las enfermeras realizar listas de voluntarias que quieran doblar turnos. También se les ha pedido a enfermeras de hospital realizar guardias en los centros de salud. La continuidad del covid en el tiempo, aunque tenga incidencia menos grave en sus síntomas, es un escenario inabordable para una sanidad pensada para ser reforzada en momentos puntuales, como son los picos de gripe.

La única concesión en cuanto a personal (es la única posible ahora mismo) está siendo aumentar los contratos de técnicos de cuidados auxiliares de enfermería y de celadores, dos categorías que sí tienen a personal disponible. Se espera que una mejor dotación de estos dos grupos ayude a que las enfermeras, al menos, no acaben realizando tareas que no les corresponden. Esta promesa ya se ha hecho oficial en Cabueñes, donde las técnicos de enfermería puede que tengan que asumir alguna tarea hasta ahora propia de enfermería (labores pequeñas como tomar la tensión o medir la saturación de oxígeno de un paciente).

El HUCA funciona ahora con dos plantas de positivos, la 7A y la 9A, y ha podido lograr el cierre parcial de varias plantas, una medida habitual en verano al reducirse la actividad quirúrgica y que permite cuadrar las vacaciones del personal. Hay al menos tres plantas cerradas a la mitad, pero se espera blindar este mismo mes una planta entera, la 4B (de Traumatología), y dejarla cerrada hasta después del verano. Cabueñes también ha cerrado una planta y tiene habilitadas otras dos para positivos que empiezan a llenarse. El temor en ambos centros es que si el repunte de ingresos por covid-19 se mantiene tengan que sacrificarse algunos de estos espacios cerrados, lo que supondría serios problemas para dotarlos de nuevo con personal de enfermería. "Nos piden doblar en planta e incluso ofrecernos voluntarios para cubrir guardias en centros de salud. Es un problema de organización: cada vez hay más enfermeras en departamentos de gestión y dirección y menos a pie de cama", valora Javier Santamarina, delegado de la Corriente Sindical de Izquierda del área IV de Oviedo.

La séptima ola de covid ya ha alterado los planes previstos de cierre de camas. En el Hospital Valle del Nalón, el repunte de ingresos obligó a paralizar sobre la marcha el cierre de una planta, que había sido anunciado a las 8:15 de la mañana, para rectificar apenas cuarenta minutos después. ¿El motivo? "Había que ingresar a pacientes que esperaban en Urgencias, alguno de ellos por covid", según apuntó el médico Felipe Piedra, del sindicato CSIF.

Fuera de las áreas centrales, la situación empieza a ser también tensa en las alas, en especial en el área VI del hospital de Arriondas. "Nos han denegado permisos y reducciones de jornada y han vuelto a pedirnos doblar turnos. La situación está fatal, no recuerdo que en toda la pandemia hubiésemos tenido más de ocho pacientes covid a la vez en el hospital y esta semana andamos entre once y doce positivos", aseguraba a LA NUEVA ESPAÑA un enfermero del área. Otros profesionales del área VI aseguran que la situación es similar en atención primaria, sobre todo en consultorios periféricos, donde se teme que la asistencia sanitaria acabe por verse interrumpida. La ola pandémica, recuerdan, también afecta al personal sanitario, y las bajas de médicos y enfermeras por covid-19 provocan un goteo constante de ausencias. El Servicio de Salud del Principado (SESPA) cuenta con planes de contingencia que, según avanzó el consejero Pablo Fernández, pasan "por disminuir actividad programada, si el número de ingresos sigue aumentando, como ya se hizo otras veces". De momento, según el Consejero se hace "una actividad programada importante".

Los datos comunicados ayer por el Ministerio de Sanidad ratifican el repunte de contagios en Asturias en esta séptima ola. Hasta el pasado domingo se habían notificado en la región 1.916 nuevos casos y había un total de 290 personas ingresadas en hospitales, de las cuales 15 estaban en la UCI. Es decir, en solo siete días el número de ingresos hospitalarios en Asturias ha aumentado en más de un 48 por ciento. Y la tendencia apunta a que la séptima ola está lejos de ser doblegada. "Al ritmo que crece la incidencia, habrá una afectación creciente de la capacidad asistencial en atención primaria, atención hospitalaria y UCI", avisa el epidemiólogo Daniel López Acuña. "El repunte observado en todo el país aún no toca techo y seguramente seguirá creciendo con la movilidad intensificada y las interacciones desprotegidas en el verano", señala el exdirectivo de la OMS.

El coronavirus, pese a la relajación de las medidas y las recomendaciones de prudencia por parte de las autoridades sanitarias, sigue provocando muertes en la región. En los últimos siete días han fallecido 13 personas, que unidas a las 16 de la semana anterior, suponen 29 muertos en dos semanas en Asturias como consecuencia del covid. López Acuña subraya que en los últimos meses "se viene produciendo un número considerable de defunciones excesivas en España, solo en mayo y junio 6.000 muertes más que las observadas en este mismo periodo del año en los ejercicios anteriores a la pandemia".

No obstante, Acuña apunta que la incidencia en mayores de 60 años está en Asturias por debajo de la media nacional. De hecho, hay quince comunidades autónomas con peores cifras. Está a la cabeza La Rioja, con 1.591 casos por cada 100.000 habitantes, seguida de Madrid (1.315) y Extremadura (1.218), mientras que Asturias presenta una incidencia de 777, que solo es mejor en Andalucía (311), Comunidad Valenciana (748) y Murcia (761).

El aumento de casos ha derivado también en una mayor demanda de test de antígenos en las farmacias asturianas, donde ya se registran "unas ventas cercanas a los niveles de la peor etapa de la pandemia", según los farmacéuticos, que aseguran que "el stock está cubierto para al menos 10 días".

La demanda de pruebas de autodiagnóstico también ha crecido en zonas rurales, aunque más como medida de prevención porque la sensación general, aseguran, es de normalidad. "La gente lo que quiere es constatar que está bien para mantener las medidas de protección y prudencia", comentan desde la farmacia Ana Martínez, en San Martín de Oscos, donde las existencias están cubiertas pero advierten que, en el caso de producirse una escasez real, habrá "subida de precios y la ansiedad por los contactos, sobre todo en el caso de las personas vulnerables".

Compartir el artículo

stats