Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cae la principal red de coca de Asturias: siete detenidos y 36 kilos incautados

El grupo criminal se abastecía en Tabernes (Valencia), donde se hallaron 15 kilos escondidos en la caleta habilitada bajo los asientos de un coche

El comisario de Algeciras, Francisco López; el jefe superior de Andalucía Occidental, Andrés Garrido, y el delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández, observan uno de los submarinos incautados. EFE

La Jefa Superior de Policía de Asturias, Luisa María Benvenuty, se despide a lo grande, con una de las operaciones contra el tráfico de drogas más importantes de los últimos años. La Policía Nacional ha desarticulado la principal red de tráfico de cocaína en el Principado de Asturias, que se abastecía en Valencia. Hay siete detenidos y los agentes se han incautado de 36 kilos de droga, con un precio en el mercado ilegal de unos 1,2 millones de euros. El Juzgado número 3 de Oviedo, del que es titular la magistrada Begoña Fernández, ha dirigido la investigación.

La operación se desarrolló en dos fases. En una primera, el 4 y 5 de junio, fueron detenidos cuatro presuntos traficantes en Oviedo y los agentes se incautaron de 21 kilos de cocaína. Uno de los detenidos salió de Oviedo en coche hacia Sevilla, para luego viajar a Madrid y, posteriormente, a Valencia, donde se habría aprovisionado de la droga. Posteriormente regresó a Asturias por Madrid. Se da la circunstancia de que el conductor del vehículo carecía de carné de conducir.

La droga se depositó en un chalé. Uno de los traficantes fue sorprendido cuando portaba en una bolsa cuatro kilos de droga. Arrojó la bolsa en su huida y escapó momentáneamente de los agentes, aunque fue arrestado poco después. En la vivienda, los agentes encontraron los otros 17 kilos de cocaína. También fue detenido un hombre en Bilbao, con una gran cantidad de dinero.

La segunda fase de la operación se desarrolló entre el 14 y 15 de junio. Dos integrantes de la red asturiana salieron con destino a Valencia en un vehículo. De nuevo siguieron un tortuoso periplo, pasando por Jávea, Béjar (Salamanca), para volver a Valencia, a la localidad de Tabernes de Valldigna, donde posiblemente se produjo el "pase". Fue allí donde fueron detenidos los dos asturianos y un vecino de la localidad alicantina de Denia. En el coche, los agentes encontraron una caleta habilitada bajo los asientos en la que había otros 15 kilos de cocaína.

Los detenidos pasaron a disposición del Juzgado número 3 de Oviedo en días pasados. Algunos de los arrestados, los principales cabecillas de la red, ingresaron en la prisión de Asturias por orden de la magistrada.

En la presentación de esta exitosa operación, que tendrá lugar en las dependencias de la Policía de Buenavista, Jefa Superior –nombrada hace poco por el ministro del Interior como Jefa de la División Económica de la Policía Nacional– estará secundada por la Comisaria Inmaculada Leis Pena, Jefa de la Brigada Provincial de Policía Judicial, unidad que ha llevado a cabo esta investigación.

Se trata de uno de lo mayores operativos contra la droga de los últimos tiempos. El pasado mayo, los agentes se incautaron de 3,3 kilos de coca de la principal red de Avilés. En septiembre cayó otra banda en Oviedo con 7,5 kilos de cocaína. En 2015, en Mieres, se incautaron otros 7 kilos de coca. En cuanto a la heroína, el mayor alijo en décadas se descubrió en Mieres, en octubre de 2019, 15 kilos incautados por la Guardia Civil.

El tráfico de drogas, cada vez más sofisticado: minisubmarinos y drones teledirigidos en Cádiz


El tráfico de drogas es cada vez más sofisticado, como prueba el entramado desmantelado por la Policía Nacional en el Campo de Gibraltar (Cádiz). Una organización se dedicaba a suministrar a redes de narcotráfico drones aéreos y semisumergibles, con los que transportar hasta 200 kilos de droga. En la «operación Kraken» fueron detenidas ocho personas en Cádiz, Málaga y Barcelona, seis de las cuales ingresaron en prisión. Entre ellas están un padre y un hijo, uno piloto de helicópteros, con conocimientos para desarrollar estos aparatos.

Las investigaciones se inició en abril de 2021, cuando la Policía francesa alertó a la española de que en Castellar de la Frontera (Cádiz) había una potente organización que había suministrado vehículos con «caletas» y sofisticados artilugios a redes galas. Durante una investigación, que ha durado catorce meses, los agentes detectaron unas naves industriales sin aparente actividad que podían servir de talleres de la organización y comprobaron cómo los sospechosos recibían visitas de organizaciones criminales de Cataluña, Costa del Sol, Campo de Gibraltar, Ceuta, Italia, Francia y Dinamarca. En ocho registros se intervinieron, además de 145 kilos de hachís, 8 kilos de marihuana y 157.370 euros, diez vehículos y seis drones con hasta 12 motores y autonomía para cruzar de forma autónoma el Estrecho de Gibraltar. También tres semisumergibles no tripulados, uno terminado y dos en fase de construcción, que iba a ser entregados a una red de narcos franceses.

Compartir el artículo

stats