Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La financiación del Estado a Asturias deja sin cubrir 330 millones en servicios básicos

Varios gobiernos, como el aragonés del socialista Lambán, piden un fondo extra para las regiones si no se reforma este año el modelo vigente

La inyección de recursos anunciada por el Ministerio de Hacienda a través del sistema de financiación autonómica para el próximo año corregirá el déficit acumulado por la mayoría de las autonomías los últimos años debido al retraso en la reforma de un modelo, que lleva pendiente desde 2014. Asturias no es una excepción ya que la partidas recibidas a cuenta para este año, 2.923 millones de euros, quedaron un diez por ciento por debajo del coste previsto en este ejercicio para los servicios básicos (educación, sanidad y servicios sociales). Ante esta situación, algunos gobiernos regionales, como el de Aragón, ya alzan la voz y piden un fondo extra autonómico en caso de que no sea posible la reforma del sistema de financiación autonómico en lo que queda de legislatura.

El actual presupuesto del Principado asciende a la cifra récord de 5.354 millones de euros, de los que un 54 por ciento, aproximadamente, proceden de las entregas a cuenta del sistema de financiación autonómica, en concreto 2.923 millones. Una cantidad inferior en 337 millones al coste de los servicios básicos cuya prestación depende del Principado, ya que las partidas para sanidad, educación y servicios sociales consumen este año 3.260 millones de euros del presupuesto autonómico: 1.998 millones la atención sanitaria, 780 millones la educación y 482 millones los servicios sociales.

El déficit entre las entregas del sistema de financiación y el coste real de los servicios básicos está detrás de la reivindicación generalizada de los gobiernos autonómicos para actualizar o revisar el modelo vigente desde 2009, cuando Elena Salgado era la vicepresidente económica y José Luis Rodríguez Zapatero el presidente del Gobierno. Dicho modelo preveía la revisión del sistema de reparto cada cinco años, pero ese compromiso se ha venido retrasando, primero por la gran recesión y la necesidad de que mejorase la situación económica para inyectar más recursos y, posteriormente, por el paréntesis que ha supuesto la pandemia para dar prioridad a la respuesta sanitaria.

El Gobierno aragonés del socialista Javier Lambán es partidario de un fondo extra autonómico, mientras no haya una revisión del actual sistema para amortiguar la "horrorosa situación" de las haciendas autonómicas. La Cámara de Cuentas de Aragón ha elaborado un detallado informe donde concluye que el sistema de financiación deja sin cubrir el 20 por ciento del coste de los servicios esenciales en esa comunidad, lo que genera un agujero anual de 700 millones de euros. Un déficit de financiación que sufren en porcentajes similares el conjunto de las comunidades ya que la media rondó, por ejemplo, el 18 por ciento en 2019.

De momento, en el habitual Consejo de Política Fiscal de julio la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, anunció una fuerte inyección de recursos a través del sistema de financiación para 2023, que en el caso de Asturias se traducirá en una cifra récord de financiación de 3.429 millones de euros, quinientos millones más que en el presente ejercicio.

Compartir el artículo

stats