“No queremos 43 euros por hora de guardia, queremos vida personal”, dicen los médicos contrarios al nuevo sistema de guardias

Unos 180 facultativos de familia con plaza en propiedad reclaman al Principado no hacer más horas: "Vemos a 60 pacientes por la mañana y por la tarde podemos ver a otros 80”

“No queremos 43 euros por hora de guardia, queremos vida personal”, dicen los médicos contrarios al nuevo sistema de guardias

VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Miki López

Pablo Álvarez

Pablo Álvarez

“No queremos ganar 43 euros por hora de guardia, queremos tener vida personal”. Con una estruendosa ovación fue saludada esta proclama pronunciada por Óscar Salinas, médico de familia del consultorio de Ujo (Mieres), ante unos 60 colegas que se han reunido esta tarde en Oviedo.

La sede del Colegio de Médicos de Asturias fue el escenario de un encuentro organizado para articular y expresar el rechazo de unos 180 facultativos al acuerdo sobre la cobertura de las guardias en los centros de salud de Asturias. Un documento firmado la semana pasada por el Principado y cinco de los seis sindicatos sanitarios.

Los médicos que se oponen a la reorganización de las guardias son, esencialmente, profesionales mayores de 40 años y con plaza en propiedad que, en virtud del citado acuerdo, deberán hacer más guardias de las que venían realizando hasta la fecha.

"No nos sentimos capaces"

Los facultativos exponen sus razones en un manifiesto: “Hemos sobrepasado nuestro límite y ya no nos sentimos capaces de seguir prestando una atención con un mínimo de calidad debido a las condiciones laborales que actualmente sufrimos”, señalan. Y añaden que se trata de condiciones “que consideramos abusivas y que han sido mantenidas y empeoradas año tras año fruto de la nefasta gestión y planificación llevada a cabo por nuestros dirigentes políticos y mandos intermedios”.

Las demandas de estos profesionales a la Consejería de Salud se resumen en tres puntos:

-“Mantener nuestras condiciones de trabajo previas con la realización de guardias semanales cumpliendo así sobradamente las horas de trabajo que se nos asignan”.

-“Mantener y proporcionar las nuevas peticiones de exenciones de guardias para mayores de 55 años o por enfermedad que no se están respetando tal y como está legislado”.

-“Trabajar con y para el paciente, no para las expectativas electorales”.

Los médicos opositores al acuerdo admiten que escasean los especialistas en familia, pero consideran que la búsqueda de soluciones alternativas corresponde “a las muchas personas que trabajan en el ámbito de la planificación tanto de la Consejería de Salud como del Sespa”.

Las guardias mejor pagadas

La alusión a los 43 euros por hora obedece al nuevo tipo de guardias que se ha creado con el citado acuerdo. Es una retribución superior a la de las guardias ordinarias. Pero solo son accesibles si previamente se han hecho la jornada ordinaria de 35 horas semanales y una jornada complementaria que es de 21 horas mensuales en el ámbito urbano y de 54 horas mensuales en el espacio rural.

“Estamos trabajando cada mes muchas más horas que cualquier otro trabajador asalariado, ya que además de la jornada ordinaria nos obligan a realizar por ley horas denominadas ‘jornada complementaria’ (guardias) que no tienen la consideración de horas extras, ni cotizan ni ponderan para la jubilación”, indica el manifiesto.

Los médicos enfatizan que su jornada ordinaria y complementaria ya es extenuante, en particular en los centros urbanos: “Vemos a 60 pacientes por la mañana y por la tarde, de tres a ocho, podemos ver a otros 80”.

Apoyo al colectivo SAC

Los facultativos congregados en Oviedo aplauden que el acuerdo de guardias propicie mejores condiciones de trabajo (menos guardias) para sus colegas del Servicio de Atención Continuada (SAC). Lo que rechazan, precisaron, es que esta mejora “se haga a costa nuestra”.  

La voz cantante de la reunión de médicos y de las declaraciones a los medios de comunicación la llevó Óscar Salinas, quien durante años desempeñó cargos de responsabilidad en el Sindicato Médico de Asturias (SIMPA). Esta organización ha apoyado el acuerdo y, desde entonces, ha sufrido la dimisión de su presidente de Atención Primaria, Carlos Fernández Moro, y de un grupo de afiliados veteranos. El doctor Salinas ha indicado esta tarde: “Sigo siendo afiliado del SIMPA. Los sindicatos son absolutamente necesarios, no son nuestros enemigos, pero en esta ocasión se han equivocado”.