Desiertas quince direcciones de centros de salud, que volverán a salir a concurso

"Es un paso más en el liderazgo dentro de Atención Primaria", asegura Salud

El Sespa dota los puestos de retribuciones atractivas

Pablo Álvarez

Pablo Álvarez

En su búsqueda de 84 directores para otros tantos centros de salud que hay en Asturias, el Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha nombrado hasta la fecha a 63 y otras 15 convocatorias han quedado desiertas. Las área con más plazas sin cubrir son la I (el Noroccidente, con cinco jefaturas desiertas) y la VII (cuenca del Caudal, con cuatro direcciones vacantes). En el polo opuesto, el Oriente y el valle del Nalón han logrado un pleno de cobertura. De los 63 directores de equipos de atención primaria (EAP) ya designados, 35 son mujeres y 28 son hombres.

La consejera de Salud, Conchita Saavedra, anunció que las convocatorias que han resultado desiertas volverán a salir a concurso próximamente. "Hemos alcanzado un tanto por ciento muy elevado de puestos ocupados", destacó la titular de Salud, quien agregó: "Estos directores son una figura importante para nosotros: significan un paso más en el liderazgo dentro de la atención primaria". Saavedra reiteró la voluntad de su equipo de "trabajar en la autogestión y la autoorganización de los equipos de atención primaria".

El decreto que crea esta figura fue publicado en el Boletín Oficial del Principado (BOPA) del 27 de junio del 2022. Esta norma regula la organización y el funcionamiento de los equipos de atención primaria, y en él aparece el perfil del director, que venía a sustituir a la antigua figura de coordinador de equipo de atención primaria. Como su propio nombre indicaba, el coordinador "coordinaba", pero tenía poca capacidad de toma de decisión. La actual figura de director se equipara –más o menos– a un jefe de servicio del hospital, y se le asignan responsabilidades de cara a mejor la autogestión del centro de salud, como son: asumir las funciones de dirección de todo el personal del centro; organizar los permisos y licencias del centro; proponer horarios, turnos y tareas dentro del equipo; y coordinarse con los servicios hospitalarios. La Administración sanitaria ha dotado a esos puestos de unas condiciones atractivas: nivel 28 y una remuneración superior a la que corresponde a un puesto base de médico. "Desde nuestro punto de vista, se trata de una figura que mejorará el funcionamiento de los centros de salud", indicaron ayer a LA NUEVA ESPAÑA fuentes del Sindicato Médico de Asturias (SIMPA).

A juicio de los responsables del SIMPA, en los procedimientos selectivos convocados hasta el momento, "en general ha sido buena la participación por parte de los profesionales, aunque hay áreas como la VII, que tradicionalmente no tenían coordinadores, donde el número de plazas desiertas ha sido más elevado, así con en las zonas especiales de salud". Otra posible reticencia, señalan desde el Sindicato Médico, radica en que los directores de equipo "no tienen un tiempo asignado directamente la gestión del centro, ya que deben seguir realizando labor asistencial".