Los defensores de conservar la rampa de Pajares: "Es un diamante sin explotar"

"La Variante es perfectamente compatible con el viejo trazado a la Meseta", sostiene la plataforma que preside Juan Antonio González

Por la izquierda, Juan Antonio González, María Dolores Martínez, Luis Simón Albalá, José Ceballos, Francisco Barros y Guillermo Bas, en la carretera de Tiós (Lena). Al fondo, el túnel de Teso de la Variante y el viaducto que lleva el mismo nombre.

Por la izquierda, Juan Antonio González, María Dolores Martínez, Luis Simón Albalá, José Ceballos, Francisco Barros y Guillermo Bas, en la carretera de Tiós (Lena). Al fondo, el túnel de Teso de la Variante y el viaducto que lleva el mismo nombre. / Ramón Díaz

Ramón Díaz

Ramón Díaz

"La rampa de Pajares es un diamante sin explotar". José Ceballos, ferroviario especialista en electrificación, sostiene que el antiguo trazado, construido entre 1880 y 1884, tiene un incalculable valor inmaterial y debe mantenerse abierta y conservarse para que pueda ser disfrutada por futuras generaciones. Ceballos es uno de los integrantes de la plataforma en defensa de la rampa de Pajares. Junto a otros miembros de ese colectivo quiso aclarar que no tiene "nada contra de la Variante". Al contrario, cree que las dos infraestructuras ferroviarias, las más complejas que se han ejecutado en España y posiblemente en Europa, una en el siglo XIX y otra en el XXI, son "perfectamente compatibles".

"Los ferroviarios queremos la Variante. Era necesaria porque la rampa, que el año que viene cumplirá 140 años, llegó a estar al borde del colapso", explicó el dirigente sindical de UGT Francisco Barros. Destacó también que el viejo trazado a la Meseta cumple "perfectamente" sus propias normas de seguridad (cada trazado tiene las suyas) y que "no las va a dejar de cumplir porque abra la Variante".

Los miembros de la plataforma cuestionan los cálculos del Ministerio de Transporte que señalan que adecuar la rampa a las normas de seguridad europea implicaría un gasto de 1.200 millones de euros. No es que cuestionen la cifra en sí, sino que se pretenda "asustar" con ella, porque si la rampa se dedica a usos turísticos o para pruebas ferroviarias, por ejemplo, el coste de su conservación y mantenimiento sería "muchísimo menor" y las normas de interoperabilidad podrían "ajustarse a la baja", sin menoscabo alguno de la seguridad.

Pero es que, además, no se está teniendo en cuenta el coste de desmantelar la rampa, dadas las severas exigencias para ese tipo de actuaciones de la Unión Europea. Desmantelarla y cerrarla costaría "mucho dinero". Un dinero que si se dedica a mantenerla abierta generaría mucho más "retorno social", indicó María Dolores Martínez, presidenta de la Asociación de Vecinos de Campomanes (Lena), hija, nieta y bisnieta de ferroviarios.

Mantener el trazado para otros usos costaría mucho menos que en la situación actual, afirman

Ceballos lamenta que todos los argumentos en torno al futuro de la rampa se estén centrando "en el dinero", e intenta demostrar por reducción al absurdo lo injusto que eso supone. Para ello lanza dos preguntas: "¿Se echan cuentas de lo que cuestan y lo que se gasta en estaciones de esquí, aeropuertos, catedrales…? ¿Por qué solo en el caso de la rampa hay que mirar con lupa lo que cuesta conservarla?". Subrayó la "deuda" que en su opinión tiene España con la rampa "por toda la riqueza que generó"; por ejemplo, con el mineral transportado desde Asturias al resto del país. Y añadió que la rampa admite cuatro usos: "Industrial, ferroviario, turístico y cultural".

Guillermo Bas, historiador ferroviario que hizo su tesina y su tesis sobre el ferrocarril de Pajares, incide en lo mismo y pregunta por el uso de las pirámides: "Cero". Sostiene que la rampa genera un "paisaje cultural", comparable incluso a otros que la Unesco ha declarado "Patrimonio Mundial". También explica "la evolución social y económica de Asturias y de España. Es un diamante sin explotar", clama.

María Dolores Martínez echa mano de una cita de Quevedo para ratificar el argumento de sus compañeros de la plataforma: "Solo el necio confunde valor y precio" Y exige que a la rampa de Pajares, como a todos los elementos patrimoniales, se la juzgue "por lo que vale, no por lo que cuesta". Es, curiosamente, la misma cita que eligió el ministro de Transportes, Óscar Puente, durante su intervención en Oviedo con motivo de la inauguración de la Variante para justificar los 4.000 millones invertidos. Solo que María Dolores Martínez la pronunció antes, durante el fin de semana previo a la apertura del nuevo acceso ferroviario a la Meseta.

Juan Antonio González, presidente de la plataforma, tira de metáfora: "Tenemos un escenario en el que se ha representado una obra durante 140 años. Ahora esa obra se deja de representar, pero el escenario sigue ahí. Solo hace falta un nuevo libreto, nuevas oportunidades".

Luis Simón Albalá, ferroviario jubilado, miembro de una saga vinculada al ferrocarril y secretario de la asociación cultural "Vindonnus", centrada en la defensa y el estudio del patrimonio cultural del concejo de Lena, fue otro de los integrantes de la plataforma en defensa de la rampa reunidos en la carretera de Tiós, en Lena, junto a la que avanza la Variante y desde la que se observa también la rampa. Como sus compañeros, cree que un incidente en el interior del nuevo trazado de alta velocidad, incluso de importancia menor como una avería, podría obligar a suspender el tráfico ferroviario, y el trazado decimonónico podría llegar a funcionar como alternativa en caso de emergencia. Lanzan asimismo una pregunta que les gustaría que el Ministerio de Transporte aclarase: "¿Circularán por la Variante las mercancías peligrosas?".

Guillermo Bas quiso lanzar un "mensaje discrepante" a título particular, al cuestionar la inversión realizada en la Variante, de casi 4.000 millones de euros. "Fue jugar todos los recursos públicos a una carta. Además de a las cercanías, se podría haber dedicado buena parte de ese dinero a otras obras más necesarias, que hubieran generado un mayor retorno social, a obras que hubieran revertido en la economía y la sociedad asturiana", remató.